domingo, 10 de abril de 2011

Tatuaje


“tengo aún el gusto sombrío y enloquecedor de tu amor en los labios, en la sangre”.


Idea Vilariño



Imagen, Federico Erra

20 comentarios:

Maia dijo...

No hay forma más maravillosa de enloquecer.

Say dijo...

...la vida va tomando su camino...pero tan loca que pienso...traéme otra vez sus besos...

Mundo Aquilante dijo...

Amo a Idea! y ese amor por Onetti... qué doloroso y qué fantástico al mismo tiempo. Se de lo que escribe Idea.

Saludos desde Mundo Aquilante!

Say dijo...

Ahhh, Mundo Aquilante, yo también amo a Idea! Y amo a todas las mujeres que no tienen miedo a vivir-amar hasta la extenuación. Qué otra cosa hemos venido a hacer aquí sino eso.

Idea vivió apasionadamente. Y eso es lo que importa.

Saludos!

marcela dijo...

Amar a todas las mujeres que aman...quizás me quede en eso. Y me conforta. Luego pienso: amar a tantas no va a estar a mi altura.
besos say

Say dijo...

marcela,
pues tú eres una de esas mujeres a las que amo por tu forma de ser y de sentirlo todo. Amas y eres apasionada.

Amo a las mujeres que con el corazón, de forma natural, viven los extremos de la vida, los gozos y las sombras y lo hacen todo de verdad, sin cálculos, sin premeditaciones, sin intereses materiales...en el amor todo tiene que ser salvaje. Estas mujeres llevan dentro, una rebeldía y una insumisión que las hace no ceñirse a patrones políticamente correctos o convencionales. No se amoldan y cuestionan lo establecido. Y aman como sienten.

y amar de "ese" modo, sólo a una...

...a veces la vida, las casualidades, el azar, nos pone en la misma senda por la que caminamos a "una" mujer de la nos enamoramos perdidamente.Y vivimos ese amor hasta lo que podamos, hasta que se acabe o se rompa.

un beso marcela

Curiyú dijo...

Que hermosa es la imagen, y la sangre enloquecida de Idea.

Say dijo...

"...y la sangre enloquecida de Idea". Qué preciosidad Curiyú!

Stalker dijo...

De alma a Idea, Alma-Idea que hace sabor aluvial, que fecunda los márgenes, busca, horada, palpa, siembra: en la sangre compartida nos reconocemos; los ramales convergen en ese curso irrefrenable del deseo que a veces, en lo torrencial, en la Almaidea, en el tuétano más fiero de lo vivo, alcanza su quietud, y en ese remanso marcamos los tiempos de la espera, la lentitud, el dilatado telar de una conciencia adelgazada que aguarda el impacto, el abrazo, el temblor que se conjuga cuerpo a cuerpo...

para ti, otra miguita de pan:

http://www.youtube.com/watch?v=O8JmFVn4DUA

Das Radioaktive Mädchen dijo...

preciosa foto y comentario.

Say dijo...

"en la sangre compartida nos reconocemos" y en el puro salvajismo del amor y del deseo.

La quietud ardiente que espera...

Y "en el tuétano más fiero de lo vivo" es donde con nuestro indómito dolor seguimos buscando, horadando, palpando...

Stalker, ahora estoy con un escalofrío en la barriga. y feliz, feliz. Esta miguita de pan que me has traído! dios mío, la he visto-seguido una y una otra vez. Eterbeek. Ahh, Chantal Maillard tiene un imán para mí. Es maravillosa. Y qué videos más sencillos e impresionantes. Has visto la imagen de ella...y la del gato...y...bueno, todas...!!?. Yo lo hubiese hecho así. Y además creo, son imágenes de Barcelona. De la vida real de Barcelona! De los que no pertenecemos a la gran botiga.

Y el mantra de su voz. Y la vida, túnel oscuro, cartel norte...dentro...nostalgia...pinzamiento...la vida, la vida, la vida...la real, la que ella canta.

"la lentitud, el dilatado telar de una conciencia adelgazada que aguarda el impacto, el abrazo, el temblor que se conjuga cuerpo a cuerpo......" con estas palabras tuyas que ahora hago mías, te beso.

Say dijo...

Das Radioaktive Mädchen,
La fiesta de la primavera", de Fr. G. Klopstock....
tu última entrada me recuerda a cuando leí Werther, es un libro que ayudó a muchos en la desesperada transición de nuestra vida. La más importante. (Aunque creo que en esa transición estamos siempre!!)

Después Goethe, casi renegó de ese libro, claro que luego en su vida de "cabal" y "excelso" caballero, no alcanzó, ni siquiera a comprender a Hörderlin.

Karoline Von Günderrode, no es exactamente que imitara Werther, es que ser escritora, libre, independiente y encima amar desesperadamente a Bettina Von Arnim, en aquella época, era poco menos que ser el diablo en persona. Me hace mucha gracia cuando los historiadores quieren hacer creer que amaba a Creuzer! dios santo! si por sus cartas a Bettina y sus poemas lo podemos vislumbrar todo!!

Pasa como con Emily Dickinson. Empeñados en hacernos creer que sus amores eran Higgison, Samuel, o el Juez, o el reverendo!! si con sólo los casi 300 poemas dedicados a Susan Gilbert y las inmensas cartas ya lo vemos todo!! Su extrema pasión por Susie...
Como tantos amores imposibles!.

un beso La niña...!

fiorella dijo...

Idea,tan tremenda y coherente. Tu casa dorada siempre resplandece Say.Un beso

Say dijo...

fiorella,
Idea, sin prejuicios, amando desesperadamente. Son estas poetas las que nos dan confianza y nos recuerdan que en el amor, los caminos falsos no existen.

Un beso!

Layla dijo...

sombrío y enloquecedor a la vez...es tan preciso que asusta..

un beso enorme

Say dijo...

Layla,
y ahí nos adentramos...en esos deseos enloquecidos...

Un beso!

Das Radioaktive Mädchen dijo...

gracias Say por tu aportación sobre Werther, ese libro tiene taaanto para ser explorado. Toda la razón con respecto a Günderrode. En esa época las pasiones se pagaban caro. Es ahora, y a veces son difíciles de llevar.
Me resulta curioso cómo es posible que intentaran atribuirle un amor diferente al de Bettina, si en la última carta de amor ya le dice que sí, que siente culpa por lo que hizo y lo que ella le consintió.

Besos!

Say dijo...

Das Radioaktive Mädchen,
sobre Werther hay tanto que explorar y sobre tantas mujeres en otras épocas, por ejemplo en la del Romanticismo, que ansiaban ser libres!.

Sobre Günderrode tengo una pequeña entrada en este blog del 25 de marzo, 2010, no es un estudio exhaustivo, sólo es una pequeña referencia. Lástima que aquí en España no tengamos publicadas sus cartas. Yo hace años compré un libro en italiano de Bulzoni Editore con las cartas entre ellas dos, y no controlo el idioma, pero lo pude ir leyendo. Luego están algunos libros de los que extraígo los fragmentos que puse allí, de Helena Golanó, de Christa Wolf, de Frederik Hetmann...

¿Has leído el libro de Javier Garcia Sánchez "Última carta de amor de C.Günderrode a Bettina Brentano? Lo leí hace años y me gustó. Es una novela basada en la relación que las unió. Y está bastante conseguida.

Cuesta decir las cosas claras. Todo lo que sea pasión entre mujeres parece que no interesa sacarlo a la luz. Y es verdad lo que dices, si aún hoy seguimos igual!!

Un beso!

Das Radioaktive Mädchen dijo...

Pues la verdad es que no he tenido acceso al libro de Javier García Sánchez, pero bueno, ya lo tengo apuntado como libros que deseo.
He leído algún trabajo de compañeros que hicimos (años ha) para la facultad y lo que he encontrado por la red. Todo muy interesante.

Gracias de nuevo por compartir.

Say dijo...

das radioaktive mädchen,
también años ha:))en la época de la facultad, fue cuando descubrí a Günderrode...
Besos!