miércoles, 27 de abril de 2011

Grados bajo cero





Estamos en una fiesta que no nos ama. Al final, la fiesta deja

caer su máscara y se muestra como realmente es: una estación

de cambio de trenes. Fríos colosos sobre raíles en la niebla.

Una tiza ha garabateado en las puertas de los vagones.


No se puede mencionar, pero aquí hay mucha violencia

reprimida. Por eso son tan pesados los detalles. Y es tan difícil

ver lo otro que también existe: una mancha de sol que cambia

de sitio en la pared de la casa y resbala a través del inconsciente

bosque de rostros centelleantes; una cita bíblica que nunca ha

sido escrita: "Ven a mí, porque yo soy tan contradictoria como

tú."


Mañana trabajo en otra ciudad. Susurro hacia allá a través de la

niebla matinal que es un cilindro negriazul. Orión cuelga encima

de la capa de hielo. Hay un grupo silencioso de niños esperando

el autobús escolar, niños por los que nadie reza. La luz

crece lentamente como nuestro pelo.


Tomas Tranströmer “Para vivos y muertos”. Ed. Hiperión


Imagen, Saul Leiter

6 comentarios:

Maia dijo...

"Ven a mí porque yo soy tan contradictoria como tú". Bajo la constelación de Orion...

Say dijo...

"Ven a mí porque yo soy tan contradictoria como tú". Bajo las constelaciones insomnes y visibles de la noche...

Curiyú dijo...

Esa cita bíblica, nunca escrita, debió haber sido escrita.

camino roque dijo...

hay mucha violencia reprimida. por eso son tan pesados los detalles.

la luz crece lentamente como nuestro pelo.

... me quedo releyendo nuevamente

Say dijo...

Curiyú,
esa cita que debió ser escrita abriría buenas perspectivas.

Say dijo...

camino roque,
hay mucha violencia y fríos colosos varados en la niebla, con mensajes dentro...

la luz crece lentamene...líneas perceptibles de tiempo...en rostros centelleantes...