lunes, 18 de abril de 2011

La luz del sol...

La sangre son los corales rojos del mar. y las heridas abiertas sin curación. en la inmersión profunda se ven. .. afloran todas las ramas del cuerpo al hacer el amor cuando menstruamos. haremos lo que en la noche hacemos sin descanso, librarnos y librarnos de todo género humano. la alquimia está en tus manos y en mi boca. en mi vientre pubis siento lo que arde en la vida. que tus manos no paren, habitación tras habitación, si un pájaro pierde estas alas, morirá. si cae entre la nieve que no se deshiela en mi cabeza. si en esta ciudad siempre me pierdo, no hay dónde verte, dónde ir, dónde guarecerse. el tacto. si te surmegieras donde yo me sumerjo. si continuamente cometiéramos el delito de ser amantes y de renunciar a eso que ellos ofrecen. sin embargo la soledad propagándose como la pólvora. escucho la música de dos cuerpos entrelazados. los sonidos, el sabor, la ferocidad agresiva, el poderoso estallido… y qué detiene todo eso?. confía en los corazones angustiados . no querrán nada. sólo un poco de enloquecido amor…cuando recibo la luz del sol me convierto en piedra.

Imagen, Javiy "West Underwater"

18 comentarios:

Curiyú dijo...

Que delicadeza de ángeles. Apenas, entre el fluir del lenguaje, se siente un cálido rozar de cuerpos inmaculados.

Darío dijo...

Se siente como flotar en el aire.

Say dijo...

Curiyú,
diosas de la noche...los ángeles oscuros.

"habitada por un grito" Sylvia Plath

en cuerpos llenos de señales, marcas, cicatrices, fluídos, arañazos, heridas, zarpazos, desgarraduras...

Say dijo...

Darío,
la dualidad y los impulsos...

dentro de poco empezará a sacudirlo todo un fuerte viento...

emmagunst dijo...

con tus escritos provocás movimientos en mi corazón (efecto mariposa)
=)


la imagen se titula "West Underwater", fotografía de Javiy

La disonancia de los pájaros dijo...

"Cuando recibo la luz del sol me convierto en piedra"


Belleza

Say dijo...

emma,
en mi perturbador caos también siento ese efecto cuando cruzo el océano...traígo cerca de mí las palabras que tú me enseñas de las mujeres que escriben...

gracias por el título de la imagen y por el nombre del autor!!

Say dijo...

La disonancia de los pájaros,

"Yo era la fuente de la discordancia, la dueña de la disonancia,

la niña del áspero contrapunto.

Yo me abría y me cerraba en un ritmo animal muy puro." Alejandra Pizarnik

el infierno musical...y la disonancia de los pájaros es belleza!

Stalker dijo...

Say!

¿Qué decir? He leído este texto tres veces, a horas diferentes, a ver si se me despertaba una fisura para introducirme en su cuerpo, pero no... es reacio a toda exégesis, rechaza toda glosa y rehúye, rehúye todo posible comentario, de tan vivo y pequeño, de tan extraordinario como es...

sólo diría: líbrate del género humano y no te salves, porque el animal no conoce la salvación y sólo un corazón puro puede convertirse en piedra y renacer a cada espasmo, en el vientre-palabra, en la desnudez cuerpo a cuerpo...

bajo el deshielo, la vida dentro, cuerpos entrelazados, huecos que gimen su carne y la inscriben en los márgenes de esta tierra condenada: ahí donde la menstruación, la transmutación alquímica, el cobijo

emocionante, Say

Say dijo...

Stalker,
acabo de salir de la cárcel laboral. Hoy un poco antes. Nos reducen la condena unas horas. ¡vaya! La Semana Santa! Vengo del mundo de los “felices”, de los soberbios, de los prepotentes, de los que calculan sus pingües beneficios a costa de esclavizarnos más y más.

...y llego a este mundo, mi mundo...en los confines de la tierra. Una tierra condenada donde vivo…alejada de la cadena de los humanos…y sin salvación, porque no conozco la salvación. No la hay.

Será porque no vivo en el mundo de los dioses. Ni quiero. Vivo en el mundo de los desposeídos, en el de los demonios. El demonio del amor, el de la ternura, el del sexo que une los cuerpos que no quieren reproducción sino cumplir los designios de lo que los sentimientos y las emociones dicen.

Ah, el género humano sólo lo soporto si es animal, si no ha entrado en la cadena de los insoportables, “intachables”,
“impecables” y “respetables” ciudadanos que legitiman un sistema y una “moral” tan espeluznante.

De esas filas del “bienestar” pocos quieren salir…sólo unos pocos apuestan por el salvaje deseo de sobrevivir amando y rebelándose.

Deseo amar. En las mujeres, la sangre menstrual, esa que nos acompaña desde que nacemos hasta morir, la que no quiere reproducción, sino espacios sonoros, vivos, despojados, perturbadores… la que se abre, llena y cubre todas las formas de amor…cuerpo a cuerpo.

fiorella dijo...

Solo un poco de amor....y parece mucho a veces.Un beso Say.

Say dijo...

fiorella,
el amor es una corriente de fuerza de la vida, es el agua...y nuestra sed es ardiente. Es irracional, sin números, sin tiempo...y cuando se produce sintonía entre dos personas...

Un beso!

Stalker dijo...

Say:

increíble y conmovedora respuesta:

"Deseo amar. En las mujeres, la sangre menstrual, esa que nos acompaña desde que nacemos hasta morir, la que no quiere reproducción, sino espacios sonoros, vivos, despojados, perturbadores… la que se abre, llena y cubre todas las formas de amor…cuerpo a cuerpo".

me la llevo a paso de lobo, trazo el templo sonoro en la tierra: con-templo, y en el trazo marco el aullido

el cielo está abierto

Say dijo...

Stalker,
ese paso de lobo, también hermoso animal transiberiano, es el que yo quiero escuchar, sentir...son los que traen visiones de sus recorridos por las extensas tierras del hambre, la opresión, el frío, la rebelión y la furia de sobrevivir...,el amor ,animales sin cadenas.

el aullido y el rugido en ese cielo abierto...

Tera dijo...

Profundamente magnífico, Say.

"Haremos lo que en la noche hacemos sin descanso, librarnos y librarnos de todo género humano".

Un abrazo en la noche, grande.

Say dijo...

Tera,
librarnos de todo género humano y vivir el amor con la furia, la inocencia, la fiereza, la pasión de las selváticas e indómitas...

Un abrazo extenso nocturno y noctámbulo...

Stalker dijo...

Say:

¿conseguiste el libro?

Me emociona pensar que lo tendrás en tus manos y vibrarás como me ha pasado a mí.

Bien mirado, es como tener un pajarillo en las manos... ese calor

un abrazo

Say dijo...

Stalker,
lo primero que hice por la mañana fue ir a La Central a por el libro.

Un cosquilleo de felicidad me recorría de arriba abajo. Cuando llegué a casa, comencé a leerlo. Antes me había complacido en mirar entre sus páginas, las fotografías, palabras, frases sueltas...retardando el comienzo para que dure y perdure en el deseo y en el tiempo. Y después lentamente, comencé a leer...

Es tener la vida en las manos...acceder a su interior "exiliado" y al nuestro...a los intervalos de nuestra vida...

Sigo leyéndolo y no quiero que termine.

Un abrazo...con ese calor