domingo, 10 de abril de 2011

Alma


Alma mía no pierdas la ebriedad del día.

Alma mía no pierdas la luz del sol.

Alma mía no pierdas la profundidad de la noche.

Alma mía no pierdas la esencia de la vida.

Alma mía te lo ruego sonríe.




Beatrice Bressan


Imagen, Mark Power

6 comentarios:

Maia dijo...

Alma mía, no me abandones.

Say dijo...

Mi alma no es más que confianza...y todo lo espera...

Maia, ahora en un abrazo te lo quiere decir todo.

Curiyú dijo...

No perder la sonrisa, aun desangrándonos...

Say dijo...

Nuestra alma en sus mundos
"trágicos"... y nosotros rogándole: por favor sonríe.

un beso Curiyú

Stalker dijo...

Alma mía, álmate ahora, no te dejes desarmar (desalmar)

álmate ahora

Say dijo...

Alma mía no te desalmes, ni te desarmes...

pues tienes un compañero, Stalker, perteneciente a "la cruz del sur", como una vez un Pájaro nombró para los que pertenecemos a la insurrección, los que nos extralimitamos en "las funciones propias de nuestro género", los que nos sobrevivimos a nosotros mismos, en esta desconcertante pero a la vez consistente, frágil, extraña, y "solitaria", forma de vida.

En la tarea de sentir no tenemos límite. Por eso sufrimos y vivimos hasta las briznas...