domingo, 10 de abril de 2011

¿Qué se acerca?

"Sentir como si nos presionaran el pecho, y un dolor cavernoso, como si alguien llamara con un puño, en la bóveda del estómago. El minutero del reloj parece haberse congelado. Todo proceso vital se detiene, no se oye un trino de pájaro ni un motor de automóvil. El mundo parece detenerse. Reina el silencio, pero el pulso palpita como un ciervo asustado. Está sentada ante la ventana, concentrada en cada movimiento que ocurre en la calle, fijándose en cada rostro que se parece al de la amada. Un viejo proverbio chino advierte: no debes confundirte y creer que los latidos de tu corazón son cascos de caballos que se acercan."

Diane Ackerman, Una historia natural del amor.

Imagen, Camilla Akrans

12 comentarios:

Maia dijo...

Es la agónica espera, que nos sacude por dentro. Besos, naturalmente.

emmagunst dijo...

He perdido la capacidad de sentir tanto mis latidos como los cascos de caballos que se acerquen, es lamentable.

Te siento tan proclive al amor, tan en el borde del amor, que me produce una angustia existencial. Tengo miedo de no volver a sentir.

Ayer cuando pensaba en eso mientras limpiaba mi casa, se acercó Indiana desde atrás y me abrazó durante un largo rato y me hizo llorar. Ahí tuve una pequeña certeza, todavía mi corazón late.

Escribo en este posteo, pero todos me encantaron, vos lo sabés, no es cierto?

Un abrazo

Say dijo...

...el corazón bombea con fuerza y en mi cabeza escucho caballos al galope...y como sueño tanto...todo lo confundo...

En esa espera seguimo sintiendo todo...

besos Maia!

Say dijo...

emma,
también pasé tiempo sin que mi corazón se inmutara por nadie...estuve tiempo sin enamorarme y pensaba lo mismo que tú, y con la misma inquietud: será posible que no me vuelva a enamorar nunca?? Y un día cuando menos lo esperaba surgió. Luego vienen todas las "cuitas" amorosas pero por lo menos compruebas que sí, que una se puede volver a enamorar casi tan locamente como la primera vez.

Es maravilloso el emocionante momento entre tu hija y tú. Qué gesto tan precioso el de Indiana. Toda esa ternura y ese amor entán vivísimos dentro de tí, ¿ves?...y es bonito llorar cuando una se emociona.

emma, sé que vienes con cariño este blog . A veces no hay qué decir y se está en silencio. Yo lo hago, voy a mis-vuestros blogs queridos y leo con toda la dulzura del mundo, pero, a veces, el ánimo no me dá para decir nada, o no sé qué decir y entonces leo en silencio. Por eso entiendo lo que dices.

Un abrazo fuerte!

vera eikon dijo...

Hace muy poco que frecuento tu blog pero me parece muy acertado lo que dice Emma. Desde el principio me di cuenta de que desbordas sentimiento y necesariamente este torrente inunda tus palabras y los que te leemos sentimos el corazón anegado por ellas. Aunque yo amo, ya vivo en esa fase en la que el amor es frecuencia, día a día. El ritmo del corazón es acompasado y ya no se desboca con facilidad. A veces se echan de menos esos momentos, en otras ocasiones se agradece vivir sin esa angustia. Ocurre que cuando leemos al otro siempre se nos aparece como ventajosa su posición(os leo y percibo un halo de romanticismo en vuestras vidas). Emma vuelca su amor en su día a día, sin percatarse de que va coleccionando brisas que algún día enhebrarán una tormenta.
Besos Say

camino roque dijo...

qué hermoso

Say dijo...

vera,
sin embargo, lo que sí está presente en vosotras y en mí, es "esa" "tormentosa" inquietud que nos vive por dentro y un sentimiento apasionado por la vida. La angustia existencial, y todas las turbulencias interiores que sentimos nos vienen de ahí. E independientemente de estar viviendo un loco amor, o un amor más sereno, los cielos y los abismos interiores los vivimos siempre de la misma forma apasionada.

qué precioso lo que has dicho en tu parte final sobre emma, es así tal cual, como lo has expresado, lo que está ocurriendo.

un beso entre desatadas tormentas y vientos huracanados...

Say dijo...

camino roque,
¿verdad que es hermoso?, además describe tan bien el estado en el que estamos cuando vivimos en "esa" espera...

un beso!

Curiyú dijo...

Síntoma vital...

Say dijo...

Síntoma vital...y sintonía total contigo, Curiyú!

fiorella dijo...

Es algo intenso, sutíl...trepida suavemente y un estado de alerta de los sentidos màs profundos.Un beso

Say dijo...

fiorella,
y eso que no podemos expresar todo lo trepidante y lo absolutamente sentido que nos vive dentro!!

Pero este texto se aproxima muchísimo!!. Un beso fiorella, en constante temblor...