viernes, 23 de diciembre de 2011

Granite & Rainbow



Casadorada aparece como blog del mes en el nº 17 de la revista Granite & Rainbow, pag. 5. sección que lleva su subdirectora Fusa Díaz.

El tema central de este número de diciembre es La ira, que para mí tiene mucho que ver con el sufrimiento, el abismo, el inconformismo, el amor, y la rebelión. Temas que me mueven. La ira nace del ser libre, es la respuesta al daño inflingido, es la insurrección.


miércoles, 21 de diciembre de 2011

Nubes por las habitaciones

“Aquella muchacha escribía poemas; los colocaba cerca de las hornacinas, de las tazas. Era cuando iban las nubes por las habitaciones, y siempre venía una grulla o un águila a tomar el té con mi madre.

Aquella muchacha escribía poemas enervantes y dulces, con gusto a durazno y a hueso y sangre de ave. Era en los viejos veranos de la casa, o en el otoño con las neblinas y los reyes. A veces, llegaba un druida, un monje de la mitad del bosque y tendía la mano esquelética, y mi madre le daba té y fingía rezar. Aquella muchacha escribía poemas; los colocaba cerca de las hornacinas, de las lámparas. A veces, entraban las nubes, el viento de abril, y se los llevaban; y allá en el aire ellos resplandecían; entonces, se amontonaban gozosos a leerlos, las mariposas y los santos.”

Marosa di Giorgio, Magnolia

Imagen, Adelaide Hanscom

Una galaxia


¿Usted sabe quién soy?

una idea
una prisión arbolada
un gran lobo negro

María Negroni

Imagen, Christopher Landin

Sin miedo a Dragones y Cíclopes


"El amor hace que su alma se arrastre fuera de su escondite"

Zora Neale Hurston

Imagen, Edourd Boubat

sábado, 17 de diciembre de 2011

Gris plateado

gris plateado, en el río mis dedos ateridos, mi estómago, es la capa de plata de un animal, gemir cuando nos amamos y llorar es casi lo mismo, no me engaño, he sido arrasada, La Champmeslé, y el Pont Neuf, a las cinco de la mañana, aún de noche, ¿no es la mirada más radiante? entrándome...tus dedos , todo se refleja a esta hora, en este lugar, la vida de todos los seres...la piedra caliente del puente donde hemos gozado, las ciudades de europa con atronadoras ceremonias y millones de personas cediendo, pero en algún lugar viven los que están en el lado del temblor, te hablo de cine, ebria perdida, veo pasar los dolientes de las flores, los locos, te digo noshemoscruzado con Michèle-juliette binoche. una mujer toca toda mi vida...

Imagen, Ellen Kooi

Besando espejos


no tengo calefacción y por la noche paso mucho frío. aquí las nubes siempre son grises, llevo tres capas de ropa, y la manta es como un lápiz labial contra la oscuridad del invierno, aquí, aquí dentro, hiela más que en ningún lugar, pero hoy me he despertado en sábanas de franela suave, mi madre las compró para mí, algo debía intuir, cuando le dije que no, que no, que no paso frío, que todo lo puedo soportar, la más hermosa, la mujer más anómala, la más estrafalaria del mundo, besando espejos, cristales, saliendo del baño con sal en los labios, la sangre punzante en mi sexo, es el lenguaje de la mandíbula, de la garganta, la zona binaria de mi cuerpo, ansío-no ansío, amo-no amo, sangro-no sangro, soy-no soy. voy a escribir con horror lo que quiero decir, pero es sólo una costura en la herida, entonces podría escribir acerca de la gran soledad, acerca del rosal que me crucé el otro día y entró dentro de mi mirada, y después la tercera ola, mi balanceo, tras la convulsión, escribir sobre los arriesgados sitios por donde es capaz de cruzar el corazón, o del sueño de la niña que se desliza de su silla, mientras sus padres no la miran, y sale corriendo con miedo y furia a las calles, con ella de la mano, los cascos haciendo huidas...


Imagen, Khoa Le

Hice una lista


"Hice una lista de cosas que he
de recordar y una lista
de cosas que quiero olvidar,
pero veo que son la misma lista"

Linda Pastan, "Listas", Las cinco fases del dolor

Imagen, Chema Madoz

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Me cruzan hormigas


“Se deslizaron rápidamente en una intimidad de la que nunca se recuperaron”. F. Scott Fitzgerald, A este lado del paríso


Todas las cosas sin cautela, me he puesto mi mejor vestido, quito la cinta de la caja, y tengo la misma sensación de aquel día, cuando dejamos el libro entre la hojarasca del bosque y luego en casa sobre la mesa comenzaron a salir hormigas, nos dieron felicidad, queríamos que pasearan por todas las habitaciones, he tenido un sueño contigo, he salido de él con los labios llenos de mordeduras y las comisuras manchadas de jugo de moras silvestres, mi corazón una clínica y mi pelo de loquilla, que brilla con esta luz roja del anochecer, el salto a mi desaparición, la noche entre tú y yo, sí, la vida cae, la trituración, es como cuando aprobé la asignatura de química en el instituto de forma mágica, comenzaba a perderme, aplicaba las fórmulas desde mi caótica teoría, la intuitiva alquimia, imaginaba espirales de fuego y líquidos plateados, el veneno en la mezcla, toda la incandescencia en los exámenes, ella estaba a mi lado en el pupitre, le dejaba las respuestas debajo de su folio, en la habitación al amarnos, sentía como si alguien me cortara con un trozo irregular de vidrio, ahí comenzó mi apoteosis del desastre, la biología del corazón, su atrofia desmedida, la sangrante necesidad, las ramas rotas para la hoguera, los demonios ingenuos mis ángeles, la orfandad de mi mundo, me recuerda todo, cuando mirabas el libro antiguo de griego, las calles de Granada son como las de Grecia, tu calle Skiathos, iremos juntas algún día, ahora no hay alquimia, mis labios te esperan, he almacenado tu calor, pero este frío me está venciendo, se pegará encima de mi lecho, mi corazón animal, con las patas golpeando sobre la puerta, tu pelo sobre mis muslos, el botón roto de mi camisa cuando lo arrancó tu impaciencia, ah la perra flaca y pulgosa, la que deja la ropa mojada en las cuerdas del estudio…en los asfixiantes círculos sociales nuestros partos son nuestros orgasmos, vertiginosas como borrachas, yo sé que existe el recrudecimiento emocional, el interés en este mundo despoblado ya, los desposeídos olvidados, donde parece que no queda nada más que vanidad, crueldad, invulnerabilidad, cuánto se equivocó Platón, los poetas no son los llevados a un mundo superior para la creación, poeta es el que desciende, el labrador que libera los gusanos y los crepúsculos , caer, caer, caer,… Kleist tiró los dados, todo o nada, y perdió…Rimbaud huyó a Abisinia, Dickinson ardió en su blanca elección…el jersey en el que se enrosca mi gata con su suave pelo, una niña llega tarde, su padre la zarandea tirando de su camiseta, le da una bofetada, nosotras abrazadas mirábamos por la ventana la nieve, correr, caer, el paisaje bajo el agua, cierro los ojos, siento tu respiración…


Imagen, Drew Woods

Silencio


"Tienes que saltar por el precipicio todo el tiempo y construir tus alas en el camino hacia abajo" Ray Bradbury

"Era de noche, y cayó la lluvia, y, cayendo, era la lluvia, pero, después, de haber caído, era sangre. Y yo me paré en la laguna entre los extensos nenúfares, y la lluvia caía sobre mi cabeza y los nenúfares suspiraban uno al otro en la solemnidad de su desolación".

Edgar Allan Poe, "Silencio-Una fábula"

Imagen, Aron Wisenfeld

Escríbeme



"escríbeme una carta...muy larga"


Imagen, Jen Bervin

jueves, 17 de noviembre de 2011

Mi Lenguaje



"El lenguaje es una piel: yo froto mi lenguaje contra el otro. Es como si tuviera palabras en lugar de los dedos o los dedos en la punta de mis palabras. Mi lenguaje tiembla de deseo".

Roland Barthes, Fragmentos de un discurso amoroso

Imagen, Paolo Roversi

Una percepción...



"Hay momentos en que un sentimiento de esperanza viene a mí, como si algo estuviera ahí, debajo de la superficie de mi entendimiento, esperando a que yo lo alcance"

Sylvia Plath, Diario

Imagen, Anna Karina en Vivre sa Vie

Sade, By Your Side




"Si sólo pudieras ver dentro de mí..."

¿Sabes a qué me refiero?

"Recuerdo que una mañana, al levantarme al amanecer, había una sensación de posibilidad. ¿Sabes a qué me refiero? Y recuerdo que pensé para mis adentros: ¿Entonces, este es el comienzo de la felicidad? Aquí es donde comienza. Y, por supuesto, siempre habrá más. Nunca se me ocurrió que no era el principio. Era la felicidad. Era el momento. En ese momento."

Michael Cunningham, Las horas

Imagen, Britany Market

sábado, 12 de noviembre de 2011

Las cuerdas defraudadas

las otras mujeres que trabajan en la fábrica no dicen nada, están ya tan curvadas sobre la cinta de producción, me gustaría decirles, incendiadlo todo, escaparos para vivir, ¿no tenéis un nudo en la garganta?, ¿no necesitáis romperlo todo?, compartir besos de saliva ardiente y comenzar a cortar, las sogas, los alambres, las verjas de los burgueses, ¿no necesitáis huir?, despertar en un río de amor en la noche, caer en la oscuridad, besar las canas blancas en las hermosas cabezas de vuestras compañeras, en las noches insomnes de todas nosotras. las diosas blancas no están aquí, ni están las que aparecen en antologías con nombres extremos, ni las del café del sol con el dj millonario en Ibiza. están aquí las cuerdas defraudadas en los perdidos de la historia contemporánea del absurdo, aquí está la enamorada de las bibliotecas o una de las que ha puesto en la palma de su mano cera ardiente para demostrar que se puede hacer...sólo en el amor se usan las manos con eficacia. alguna se perderá por las noches en un bar oscuro y tomará una cerveza mientras la vida late despeñándose, otra arrojará piedras de fuego a un corazón, las imagino silenciosas cuando ven el mar, depende de cómo las golpeen son, hablan de zumbar por este panal de forma desesperada...las chicas de la fábrica no sabemos proteger las yemas de nuestros dedos de los daños...

Imagen, Deborah Parkin

Escrito en el cuerpo

"En el calor de sus manos, pensé, esta es la fogata que se burla del sol. Este lugar me calienta, me alimenta y cuida de mí. Voy a aferrarme a este pulso contra otros ritmos. El mundo va a ir y venir en el curso de un día, pero aquí está la mano con mi futuro en su palma"

Jeanette Winterson, Escrito en el cuerpo

Imagen, Cristina Altieri

Cuando Lucifer quiere


"En alguno de mis días más oscuros, Lucifer es el que viene y me da un helado"

Tori Amos

En la imagen Tori Amos

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Tren de cercanías


Resumo un viaje en el tren de cercanías, podría ser como cualquier día, pero hoy ha sido mi salvación en una poética de la vida. En el vagón con todos nosotros iba una mujer, a veces entre tanta marea humana, invisible. Una mujer que hace cosas, que no reflexiona, que actúa, ofrece, regala. Voy metida en mis pensamientos, entran en escena dos revisores y busco en mi bolso el billete para tenerlo preparado, lo busco y lo busco y no sé qué ha pasado con él, debería estar ahí...,qué hago! como podría librarme de ellos!, me levanto para irme al final, están cada vez más cerca...toca una parada, el tren aminora la marcha...de pronto una chica me dice...yo bajo aquí, hasta Orly éste te servirá, tómalo, y sin darme tiempo a saber nada más, ni casi ver su rostro, me deja el billete en la mano y baja al andén, au revoir me dice...


Merci, au revoir femme inconnue...Je vais garder ce ticket avec affecction, comme moi j`ai gardé les pierres, des coquillages, des livres. Merci pour votre acte de sympathie et de solidarité.

lunes, 7 de noviembre de 2011

Volar sobre la nieve

Un día voy a cansarme de decirte que estoy bien y voy a decirte, al oído, que estaría mejor contigo. puedo ver mi casa desde aquí, quién va a pensar que Pushkin es menos comprensible que un jeroglífico. Lanzo Pushkin, Dostoievski y ellas, las mujeres escritoras que tanto amo, mi destino libre...desde esta habitación miro el barro sucio que he traído en mis zapatos, ¡dime un sinónimo de oscuridad!, ¿la escarcha en ese campo prusiano?... ¿los alrededores del puerto nevado donde quebró el amor?. pusiste tu cabeza sobre mi pecho, tu mano en mi frente cuando padecí la fiebre, mi día es largo. volar, volar sobre las heladas estepas. perpetuamente es vivir, donde todo parece extinguirse, atreverse, tan loca

Imagen, Amundsen

Para siempre

Alice:
¿Cuánto tiempo es para siempre?

Conejo Blanco:
A veces, sólo un segundo.


Lewis Carroll

Imagen, Jeanloup Sieff

los líquidos íntimos, Olga Novo


con mi piel puedes hacer injertos en los manzanos.
algunos conservan estirados los nombres que grabé a navajazos
todas las tardes al volver de la escuela.
acostumbrada a tirar por un poema como por un ternero
cuando se le ven las patas,
cuando ya no se está en edad de crecer
toda maduración requiere un desgarro de tendones
entonces es cuando corren por mi pecho rebaños de cabras
que no se dirigen a ninguna parte,
me suben a las paredes desde las que te veo,
arrancan con la lengua el pasto mientras te vas.
el tacto de tus violines me hace llorar terriblemente.
y casi no puedo soportar que tus manos me acaricien
como la lana de los jerseys que me hacía mi madre cuando era niña.
pero con mi piel
con mi piel puedes hacer injertos en los manzanos.

Olga Novo, Nós nus

Imagen, Myang Ho Lee

martes, 1 de noviembre de 2011

Chambre dans le quartier


Ser sacudida con fuerza, y parte de mí quiere no haber tenido estos sueños de las últimas noches, la lluvia caída, las nubes a la deriva, el beso, la fiebre y todo el corazón. recordando lo que decíamos cuando se movían las copas de los árboles mientras mirábamos el cielo, en la isla de los Cíclopes, después escuchamos el ruido de unas hélices, el agua calmada sobre las piedras, en la memoria las patas de mi perro sobre mi pecho besándome con sus babas, las partículas y el pequeño triángulo de la cicatriz, la forma en que me agarra, la dulce rendición, el aspecto sentimental canino, y la paz de los ronroneos de mis gatas cazando mi pelo, me gustaría estar contigo, en mi estado de emergencia, en el camino secreto de Granada, con el núcleo hincado del amor como un cuchillo, trozos de mí misma en ti, los colores del fuego y de la tierra, esta habitación llena de rugidos, los escritos extraviados, y la fiereza de mi locura, mi corteza de animal. tengo un hechizo entregado a la vida. y me han crecido plumas y piel de perro cobrizo, me acurruco en este nido crepuscular, mi pecho es suave, mi garganta emite sonidos del destino, la sábana se desliza, nuestras manos tocándonos, me acuerdo de tu abrigo desabrochado, de nuestra respiración y después la ternura, salgo llena de algas, los vendajes me aprisionan, me desgarro para salir corriendo, no hay manera de llegar más a ti.

Imagen, Deborah Paawe

Mi salvajismo animal


"A veces tengo miedo de mi corazón, de su hambre constante de lo que sea que quiera. La forma en que se detiene y comienza"

Edgar Allan Poe

Imagen, Alexander Hackenschmied, Maya Deren

Lámparas encendidas hasta el amanecer


"Me arrojaron miles de campanarios
en mi Neva helado,
y desde esa noche me conoce todo el mundo
como la reina del insomnio"

Anna Ajmátova

Imagen, Alexander Demianchuk

domingo, 28 de agosto de 2011

Ir en dirección desconocida

Ir en dirección desconocida. No soy buena cumpliendo rutas. Siempre me desvío. Me pierdo. La lluvia ha disminuido, en los charcos de la terraza se refleja el brillo de las sillas, en el techo dibujos de embarcaciones, y un timón de madera reluciente en la pared. Hemos llegado a este bar, un barco varado en mitad de los Pirineos para dejar pasar la tormenta. Un Melville barbudo, nos recibe. Lo imagino escribiendo en las madrugadas, lanzándose a surcar los mares de la imaginación para echar fuera la melancolía. Pedimos cerveza, nos ofrece un Jurançon, très bon, très bon, est le premier pressurage des raisins, vous verrez!, pour les doux moments de la vie. Sobre la mesa berenjenas asadas y queso. M. devora mi plato…y mi corazón cuando me ofrece la piedra de cristal verde que guardó...Hablamos de las cosas hermosísimas que hemos visto durante el viaje. La desesperanza se mantiene en la sombra. Hoy no se hace oscuro. Una luz en mi cara. Éstas, mis manos. La actitud estética es reemplazada por gestos, silencios y palabras, por la música que escuchamos en el pequeño coche. Por la visión del mar, allá abajo, entre las nubes, desde el filo de las rocas con las que termina el bosque y comienza el aire. Ayer el viento salado me hizo un peinado rasta. M. me ayudó a desenredarlo. Somos como los pescadores tratando de acercar sus barcas a tierra a través de las olas, de las tormentas, traemos las redes llenas de alimento. Libres y solitarias. Rendidas. Es la sensación de los viajes a través de la naturaleza, por los bosques. Se puede hablar de una dimensión de tiempo que es diferente de una misma... me adentro en senderos fuera del camino trazado, sin miedo...demasiados carteles de peligro, no pasar...anudo en tu muñeca mi pañuelo malva de flores rojas y azules, me transformo en una bestia embriagada, baudelariana que jamás se aparta de la fatalidad, de lo que el azar entre las nubes teje...


Las viajeras van



Las viajeras van, nada se extingue, ni el deseo, ni las búsquedas que quedan soñándose al borde de las carreteras como incendios de intentos. Y los presentimientos pierden su camino. Porque la vida pasada y la actual colisiona para construir nuevas partículas con los sonidos y la mirada de ahora. El contenido de un recuerdo es el secreto que nos guardamos a nosotras mismas para que no llegue como un flagelo. Insuperablemente siempre está el latir de la conciencia de los sentidos, de los enamoramientos y de la ausencia. Lo percibido gira dentro. Añade intensidad al deseo. Nunca estamos en el pasado para que las cosas se repitan. Somos una compulsión. En un camino del bosque, y luego entre los árboles todo se extiende fuera de mi vida, como si entrara en una selva de transformación, como si lejos de allí todo lo que existe fuese un teatro desaparecido. Mi contexto existencial dando un vuelco. ¿y si es de no retorno?


Imagen, Brooke Shaden

Capricho del viento


“Carbón de amor dentro de los ojos
y los ojos dentro de la tristeza.
La tristeza dentro de la mar,
la mar dentro de la luna ciega.
Y la luna al capricho del viento
como una trenza negra.”

Maria-Mercè Marçal

Imagen, Lyle Motley

jueves, 11 de agosto de 2011

Una canción más...



“porque el alma no puede soportar

el dolor del amor que calla”


Anna Ajmátova

Frente al Museo de Historia Natural...



Lo harás, por favor?, me dijiste... soy los restos de una criatura, flores, insectos, reliquias de fuego, y dije sí. y me dejé engañar otra vez con un poco de frío. comencé a hacer asociaciones de pequeñas casualidades, como un juego en que se entrelazan fichas de todos los sueños que se han cumplido con los sueños que parecen imposibles de cumplir. las fantasías son inofensivas. soñamos y recordamos. el hayedo rojo, una playa, unos brazos suaves que nos abrazan, las heridas en nuestros labios, y bailar cuerpo a cuerpo mirándonos, y en la cama aún...todo mi cuerpo duele. nunca contamos con la vida convirtiéndose en lo que tenemos. desde los bosques salimos a experimentar, a encontrar. cuando la crecida del río se llevaba los brezos blancos que sobresalían de su orilla. ¿cómo detener el desmoronamiento? ¿empezar de nuevo?, el sonido del follaje en el bosque del norte y las miradas hambrientas…tu cuaderno me encanta…pon tus manos en torno a mi cabeza y bésame…


Imagen, Daniel Southard

La niña del faro



Cuéntame un cuento, Pew.

¿Qué clase de cuento, pequeña?

Uno con final feliz.

En el mundo eso no existe.

¿Un final feliz?

No, un final.


La niña del faro, Jeanette Winterson


Imagen, Daniel Southard

Oración de abril



Hermano aullido

Hermano feto

Hermana sangre

Bisnieta enfermedad

Desgracia enteca

Aguarrás secreto que bañas mi alma

Cuando sudas frío & ves

Hasta las huellas de dios

Rompiendo en dos la línea Maginot de la pared.

A ustedes que son mis perros guardianes

Los dientes floridos que me salvan del furor del rayo

Encomiendo este Librito de oro

Estas canicas de barro

Estos clavos que acompañan

El oleaje aprisionado de mis ojos.


Mario Santiago Papasquiaro


Imagen, Noah Kalina

jueves, 28 de julio de 2011

Tan sencillo como...

“En esta playa al amanecer no hay gaviotas. No hay ruidos. La marea se retira.

-A veces el océano me recuerda a un enorme perro azul- dice Faye, mirando el mar. Julie le pasa un brazo a Faye por los hombros desnudos.(...)

Julie acaba de levantar la mirada:
-¿Qué has dicho?
Faye la mira, impávida, y niega con la cabeza.
-Estabas hablando de poesía.
-Julie sonríe y le toca la mejilla a Faye.
Faye enciende un cigarrillo en medio del viento.
-Nunca me ha gustado. Da demasiadas vueltas. Incluso cuando me gusta no es más que una manera retorcida de decir algo obvio, creo yo.
Julie sonríe. Hay una separación entre sus incisivos.
-Bravo-dice-. Pero piensa que hay realmente poquísima gente que tenga el instrumental necesario para tratar con lo obvio.(...)

Una vez me preguntaste cómo entendía los poemas- dice, casi en un susurro- Y también me preguntaste si nosotras, lo nuestro, de qué dependía para existir. ¿Eh, cariño?. Levanta la cara de Faye, poniéndole un dedo debajo de la barbilla- ¿Te acuerdas? ¿Te acuerdas del mar? ¿De nuestro mar al amanecer, de cómo nos gustaba? Nos gustaba porque era como nosotras, Faye. Aquel océano era obvio. Todo el tiempo estábamos buscando algo obvio.- Le pellizca un pezón tan suavemente que Faye ni siquiera se da cuenta- El mar sólo es el mar cuando se mueve -susurra Julie-. Las olas son lo que distingue al mar de un charco muy grande. El mar no es nada más que sus olas. Y todas las olas del mar terminan chocando con lo que ellas mismas empujan y rompiendo. Todo lo que estábamos mirando durante todo el tiempo que estuviste haciendo preguntas era obvio. Era obvio y era un poema porque éramos nosotras. Mira esa clase de cosas, Faye."

David Foster Wallace, de Animales Inexpresivos, en La niña del pelo raro.