viernes, 20 de julio de 2012

Un solo pensamiento

11 Junio, 1852
Tengo un solo pensamiento, esta tarde de junio, y es acerca de ti, y tengo un solo ruego; querida Susie, que es para ti. Porque tú y yo tomadas de la mano como están tomados entre sí nuestros corazones podrían quizá correr como los niños en medio de bosques, para olvidar muchos años y sus tristes consecuencias, y sería como volvernos niñas nuevamente... Ojalá así fuera, Susie, pero cuando miro alrededor me encuentro sola, y suspiro por ti otra vez y otra más, leve suspiro, vano suspiro que no te traerá de vuelta a casa. (...)


Tres semanas faltan quizá para que vuelvas y me pongo cada vez más y más impaciente hasta que llegue el día deseado...

Querida Susie, pensé furiosamente en todo lo que amas para mandarte algo y elegí finalmente las pequeñas violetas: son demasiado pequeñas, me suplicaron que las permitiera ir, así que aquí están- ya no temo su perfume, porque ellas habrán de endulzar tu corazón. Mantenlas bajo tu almohada, te harán soñar con el cielo azul, y el hogar, y los "bienaventurados países”! Tú y yo tendremos una hora con “Edward” and “Ellen Middleton” y en algún momento cuando llegues a casa-tenemos que averiguar si algunas de las cosas contenidas en él son ciertas, y si lo son,  tú y yo estamos llegando!

Ahora, adiós, Susie, Vinnie te envía su amor, la madre es ella, y yo agrego un beso, con timidez, no sea que haya alguien allí! No permitas que nadie vea esta carta. ¿Lo harás?

Emily

Carta de Emily Dickinson a Susan Gilbert

6 comentarios:

ana dijo...

Mi querida y dulce Emily,
cuánta delicadeza ha recibido Susie, cuánto cuidado, la tratas con tanto amor como si de sus ojos brotaran violetas al leerte, le filtras la luz, la riegas con esmero, le susurras en los pétalos, metes tus pequeños dedos en la tierra palpando su humedad. Quisiera recibir una carta así... se tiembla.

PS:Para que nadie la lea,he guardado tu carta en un jardín donde llueven violetas...

Say dijo...

Querida ana,
mi deseo ferviente es que Susie reciba todo el apasionado y profundo amor que Emily siente por ella. porque esa pasión durará 36 años. Emily le dedicará más de 300 poemas y otra cantidad igual de cartas...

sé que Susie es una mujer maravillosa, y que al leer esta carta, le brotaran violetas de sus ojos,

que podrían probarlas con la lengua culinaria del amor inagotable...

ah, anamaría, tú recibirás cartas así. estoy enamorada de la creencia de que el amor es un navegador sobreviviente, amor abierto que siempre llega a un hermosísimo puerto...

P.D. veo a Susie feliz, con las manos llenas de barro, después de cavar en la tierra húmeda, en ese jardín donde llueven violetas...

stalker dijo...

Say:

pienso como tú que la nueva investigación hará aflorar esa relación maravillosa y silenciada entre Emily y Susie... y también estoy de acuerdo, como apuntabas más abajo, en que Dickinson ha sido objeto de una manipulación académica interesada: limar sus asperezas (que son acantilados y fenómenos de la naturaleza), arrebatarle los guiones, su puntuación, sus arritmias (es decir, su vida intensa) es sólo el signo visible de unas operaciones retóricas cuya naturaleza, una vez más, nos remite al omnímodo logos patriarcal que ha gobernado los designios de la academia durante demasiado tiempo...

se la ha traducido anulando sus huecos, fisuras y convulsiones, suavizándola, para que pueda gustar al stablishment poético conservador y masculino, y esto, que es evidente, no lo digo yo: hay por ahí un artículo muy revelador de Jordi Doce al respecto, que analiza con mucha precisión esta cuestión...

pero Dickinson puede con todos los corsés y saldrá intacta de todas las crisálidas y las rejas de lenguaje que se le quieran imponer, es un géiser muy cálido y salvaje...

gracias por traer estas cartas preciosas!

Say dijo...

Stalker,
sí, después de un siglo de censura y conscientes interpretaciones erronéas, por parte de editores que alteran, cambian o suprimen directamente líneas, palabras, para adaptarlo, como dices, al “stablishment poético conservador y masculino”, ya en su día, fue severamente criticada por Higginson, quien le aconsejó no publicar ya que escribía versos “cuya marcha era espasmódica”, “sin control”.

ha sido tan poco entendida por tantos! ahora podremos conocer en toda su complejidad, la subversiva mirada y el enorme genio poético y personal de Emily.

lástima que su hermana Lavinia destruyera, quizás por miedo, no sólo algunos poemas demasiado “fuertes”, sino cartas de ellas dos, sobre todo de Susan Gilbert en mayor cantidad, que consideró muy “comprometedoras”.

pero, lo importante es que a partir de ahora las nuevas investigaciones sobre los documentos conservados, darán luz a ese universo en explosión de Emily Dickinson y a su poética magistral.

ah!, pues ya que me has avisado, tengo que leer ese artículo de Jordi Doce al respecto, que analiza esta cuestión...

los corsés y las rejas parece que comienzan a romperse...! hacía falta llegar al siglo XXI?!!!

y lo que nos queda aún por recorrer en este brutal, conservador y androcéntrico mundo!

gracias a ti, Stalker,

un abrazo

Carmela dijo...

¿Se puede más dulzura....?
Un beso, Say

Say dijo...

"Poseer una Susan propia
Es de por sí una Dicha-
¡Qué pierda cualquier Reino, mi Señor-
pero dejadme en éste" Emily Dickinson


"Para Sue" cuánta dulzura y cuánta pasión...


un beso!