jueves, 17 de noviembre de 2011

¿Sabes a qué me refiero?

"Recuerdo que una mañana, al levantarme al amanecer, había una sensación de posibilidad. ¿Sabes a qué me refiero? Y recuerdo que pensé para mis adentros: ¿Entonces, este es el comienzo de la felicidad? Aquí es donde comienza. Y, por supuesto, siempre habrá más. Nunca se me ocurrió que no era el principio. Era la felicidad. Era el momento. En ese momento."

Michael Cunningham, Las horas

Imagen, Britany Market

6 comentarios:

Carmela dijo...

Creo que es como cuando metemos las manos en el mar y formando un cuenco con ellas, la recogemos. Mientras va cayendo lentamente entre los dedos, escapándose gota a gota, no somos consciente de que se va, porque pensamos que siempre podremos volver a sumergirlas y coger más.
Un beso Say

Say dijo...

Carmela,
"porque pensamos que siempre podremos volver a sumergirlas..."

el placer de esa inmersión, la suavidad del agua...

un beso mirando las preciosas ondas que has hecho con tu comentario marino...

pilar mandl dijo...

¡Qué buen fragmento!

Say dijo...

pilar,
cuánto temblor dentro en esa sensación...después de haber vivido algo con un intenso sentimiento...

ana dijo...

la antesala del paraíso, la sala de espera, es ya el paraíso, y doblemente cuando nos damos cuenta que toda felicidad es anticipo

abrazos

Say dijo...

ana,
cuando nos damos cuenta de que "ese" momento, es el que hay que vivir desde la raiz hasta el último átomo...y después esa sensación de posibilidad es hermosa, porque como dices a veces puede ser "la antesala del paraíso".

un abrazo