lunes, 14 de marzo de 2011

Escuchando el mar


Imagen, Eduard Boubat

6 comentarios:

emmagunst dijo...

solo escucho el mar, nadie puede decirme que no lo haga, mis manos tiemblan en cada ola, nadie puede negarme sentir...

Maia dijo...

Hoy me estás haciendo recordar!
Al ver la foto recordé la casa de mis abuelos (que siempre fue para mí la casa de mi abulea porque a mi abuelo nunca lo quise).Tenían dos caracoles así enormes como el de la foto preciosa que pusiste. Yo me paseaba por la casa, a veces con uno en cada oreja, escuchando el ruido del mar. Ahora lo recuerdo y me da mucha gracia "verme" entonces. Ahhh! Cómo recuerdo esa casa !!!!

Say dijo...

emma,
y en la escucha, con tus palabras, nadamos y nos sumergirmos en esas olas...

Say dijo...

Maia,
el recuerdo de algunos momentos, y descubrimientos y gestos de nuestra niñez cuánto bien nos puede hacer.
Esas caracolas, ahora, con el recuerdo la acercamos a nuestro oido y escuchamos el mismo mar de cuando niñas...y por un momento nos vamos a ensoñadores espacios...

Curiyú dijo...

Escuchando el mar, quisiera, salirme del tiempo.

Say dijo...

No quedamos como el niño...sumergidos en el ruido del mar, transportados fuera del tiempo.