domingo, 2 de marzo de 2014

Primer Manifiesto Dadá - Tristan Tzara

"Para lanzar un manifiesto es preciso querer A.B.C., fulminar
contra 1, 2, 3, impacientarse y aguzar las alas para conquistar y
esparcir a grandes y pequeños a, b, c, firmar, gritar, jurar,
arreglar la prosa a manera de evidencia absoluta, irrefutable,
probar su non plus ultra y mantener que la novedad se asemeja a
la vida..."


Yo escribo un manifiesto y no quiero nada, digo sin embargo
ciertas cosas y estoy por principio contra los manifiestos, como también estoy contra los principios..." 


"Yo escribo este manifiesto para mostrar que pueden ejecutarse
juntas las acciones opuestas, en una sola y fresca respiración; yo
estoy en contra de la acción; a favor de la continua contradicción, y
también de la afirmación, no estoy ni a favor ni en contra y no lo
explico porque odio el sentido común."

"Dadá...una palabra que no significa nada... El primer pensamiento que revolotea en esas cabezas es de índole bacteriológica:
hallar su origen etimológico, histórico o psicológico, por lo
menos. Por los diarios se entera uno que a la cola de una vaca
santa los negros Krou la llaman: DADA. El cubo y la madre en
cierto lugar de Italia: DADA. Un caballo de madera, la nodriza,
doble afirmación en ruso y en rumano: DADA. Hay sabios
periodistas que ven en esto un arte para los críos, y otros santos
jesúsl
lamandoalosniñitos del día, el retorno a un primitivismo
seco y ruidoso, ruidoso y monótono (...) 
Una obra de arte jamás es
bella, por decreto, objetivamente, para todos." 

"La crítica es por lo tanto inútil, no existe más que
subjetivamente, para cada uno, y sin el menor carácter de
generalidad. (...) 
Quedan, bajo las alas anchas y benévolas
del intento apocalíptico: el excremento, los animales, las
jornadas. ¿Cómo es que se quiere ordenar el caos que constituye
esa infinita informe variación: el ser humano? El principio "ama a tu
prójimo" es una hipocresía. "Conócete" es una utopía, pero más
aceptable pues hay un contenido de maldad en ella. Ninguna
piedad. Luego de la matanza nos queda la esperanza de una
humanidad pacificada. Y hablo todo el tiempo de mí, puesto que
no quiero convencer, no tengo derecho a arrastrar a otros en mi
corriente, no obligo a nadie a seguirme y todo el mundo hace su arte a su manera, 
si es que conoce la alegría que sube en flechas
hacia las capas astrales, o aquélla que desciende a las minas de
flores de cadáveres y de espasmos fértiles. Estalactitas:


buscarlas por doquier, en los pesebres agrandados por el dolor,
en los ojos blancos como liebres de los ángeles. Así nació
DADA
 de una necesidad de independencia, de desconfianza
para la comunidad. Aquellos que nos pertenecen conservan su
libertad. No reconocemos ninguna teoría. Estamos hartos de las
academias cubistas y futuristas: laboratorios de ideas formales.
¿Es que se hace arte para ganar dinero y acariciar a los gentiles
burgueses? Las rimas suenan a la asonancia de las monedas y la
inflexión resbala a lo largo de la línea del vientre de perfil.
Todas las agrupaciones de artistas han desembocado en este
banco cabalgando sobre diversos cometas. La puerta abierta a
las posibilidades de arrel
lanarse en los cojines y en la comida.
Aquí echamos el ancla en la tierra feraz.


Aquí tenemos derecho a proclamar esto, pues hemos conocido los
escalofríos y el despertar. Resucitados ebrios de energía,
clavamos el tridente en la carne despreocupada. Nosotros somos
arroyadas de maldiciones en abundancia trópica de vegetaciones
vertiginosas, goma y lluvia son nuestro sudor, nosotros
sangramos y consumimos la sed; nuestra sangre es vigor..."


"Destruyo las gavetas del cerebro y las de la organización social:
desmoralizar por todas partes y echar la mano del cielo al
infierno, los ojos del infierno al cielo, restablecer la rueda
fecunda de un circo universal en las potencias reales y en la
fantasía de cada individuo.

La filosofía es la cuestión: de qué lado empezar a mirar la vida,

dios, la idea, o cualquier otra cosa. Todo lo que uno mira es
falso. El resultado relativo no me parece más importante que
escoger entre pastel y cerezas para el postre. La manera de mirar
rápidamente el otro lado de una cosa, a fin de imponer su
opinión indirectamente, se llama dialéctica, es decir, regatear el
espíritu de las patatas fritas bailando la danza método
 en

derredor.
Si yo grito:
Ideal, ideal, ideal, Conocimiento, conocimiento, conocimiento,
Bumbum, bumbum, bumbum,

he registrado con bastante exactitud el progreso, la ley, la moral
y todas las otras bellas calidades que diferentes personas muy
inteligentes han discutido en tantos libros, para llegar, a final de
cuentas, a decir que a pesar de todo cada quien ha bailado según
su bum
bum personal, y que tiene razón en lo que toca a su
bumbum, satisfacción de la curiosidad enfermiza; timbre
privado para necesidades inexplicables; baño; dificultades
pecuniarias; estómago con repercusión en la vida; autoridad de
la vara mística formulada en ramillete de orquesta-fantasma con
arcos mudos, engrasados con filtros a base de amoníaco animal.
Con los quevedos azules de un ángel han excavado el interior
por veinte centavos de unánime reconocimiento.

      Si todos tienen razón y todas las píldoras no son sino Pink,
por una vez intentemos no tener razón.
      Uno cree poder explicar racionalmente, mediante el
pensamiento, lo que uno escribe. Pero es muy relativo. El
pensamiento es algo muy bonito para la filosofía, pero es
relativo. El psicoaná
lisis es una enfermedad peligrosa, adormece
las propensiones anti
-reales del hombre y sistematiza la
burguesía. No hay una Verdad última. La dialéctica es una
máquina divertida que nos conduce / de una manera banal / a las
opiniones que hubiéramos tenido de todas maneras. ¿O es que se
cree que, mediante el refinamiento minucioso de la lógica, se ha
demostrado la verdad y establecido la exactitud de nuestras
opiniones? Lógica ceñida por los sentidos es una enfermedad
orgánica. A los filósofos les gusta agregar el siguiente elemento:

El poder de observación. Pero precisamente esta magnífica
cualidad de la mente es la prueba de su impotencia. Uno
observa, uno mira de uno o de muchos puntos de vista, uno los
escoge entre los millones que existen. También la experiencia es
un resultado del azar y de las facultades individuales. *** La
ciencia me repugna en cuanto se vuelve especulativa-sistema,
pierde su carácter utilitario -tan inútil- pero por lo menos
individual. Odio la objetividad absoluta y la armonía, esa ciencia
que encuentra que todo está en orden. Sigan, hijos míos,
humanidad...Dice la ciencia que somos los servidores de la
naturaleza:

todo está en orden, hagan el amor y rómpanse la cabeza. Sigan,
hijos míos, humanidad, gentiles burgueses y periodistas
vírgenes...

    Estoy contra los sistemas, el más aceptable de los sistemas
es no tener, por principio, ninguno.

    Completarse, perfeccionarse en su propia pequeñez hasta
llenar el vaso de su yo, coraje para combatir por y contra el
pensamiento, misterio del pan desencadenamiento súbito de una
hélice infernal en lis económicos:

LA ESPONTANEIDAD DADAÍSTA
Llamo mimportacarajismo al estado de una vida en que cada
uno conserva sus propias condiciones, sabiendo sin embargo
respetar las otras individualidades, o si no defenderse, el
paso doble volviéndose himno nacional, tienda de baratillo,
T.S.H. teléfono sin hilo transmitiendo fugas de Bach, anuncios
luminosos y afiches de burdeles, el órgano difundiendo claveles
para Dios, todo eso junto, y realmente, reemplazando a la
fotografía y al catecismo unilateral.


La simplicidad activa."

"La lógica es una complicación.
La lógica siempre es falsa. Ella tira de los hilos de las nociones,
palabras, en su exterior formal, hacia objetivos y centros
ilusorios. Sus cadenas matan,..."

"Se trata de una flor de
papel para el ojal de los señores que frecuentan el baile de la
vida enmascarada, cocina de la gracia, blancas primas ágiles o
gordas. Ellos trafican con lo que nosotros hemos selecci
onado.
Contradicción y unidad de los polares en un solo chorro puede
ser verdad. Eso si uno insiste en pronunciar esa banalidad,
apéndice de una moralidad libidinosa, maloliente. La moral
atrofia como todo azote producto de la inteligencia. El control
de la moral y de la lógica nos han inoculado la impasibilidad ante
los agentes de la violencia -causa de la esclavitud-, ratas pútridas
de las que está repleto el vientre del burgués, y que han
infectado los únicos corredores de vidrio claros y limpios que
quedaban abiertos a los artistas.

Que grite cada ser humano: hay un gran trabajo destructivo,

negativo, por cumplir. Barrer, asear. La limpieza del individuo
se afirma después del estado de locura, de locura agresiva,
completa, de un mundo dejado en manos de bandidos que
desgarran y destruyen los siglos. Sin fin ni designio, sin
organización: la locura indomable, la descomposición." 

"Yo proclamo la oposición de todas las facultades cósmicas a
esta blenorragia de un sol pútrido salido de las fábricas del
pensamiento filosófico, la lucha encarnizada, con todos los

medios del
ASCO DADAISTA

Todo producto del asco susceptible de convertirse en una
negación de la familia, es
dada; protesta con todas las fuerzas
del ser en acción destructiva:
DADA; conocimiento de todos los
medios hasta ahora rechazados por el sexo púdico del
compromiso cómodo y la cortesía: DADA; abolición de la
lógica, danza de los impotentes de la creación:
DADA; de toda jerarquía y ecuación social instalada para los
valores por nuestros lacayos: DADA; cada objeto, todos los
 objetos, los sentimientos y las oscuridades, las apariciones y el
choque preciso de las líneas paralelas, son medios para el
combate
DADA; abolición de la memoria: DADA; abolición de
la arqueología:
DADA; abolición de los profetas: DADA;
abolición del futuro:
DADA; creencia absoluta indiscutible en
cada dios producto inmediato de la espontaneidad:
DADA; salto
elegante y sin perjuicio de una armonía a la otra esfera;
trayectoria de una palabra lanzada como un disco sonoro grito;
respetar todas las individualidades en su locura del momento:
seria, temerosa, tímida, ardiente, vigorosa, decidida, entusiasta;
pelar su iglesia de todo accesorio inútil y pesado; escupir como
una cascada luminosa el pensamiento chocante o amoroso, o
mimarlo -con la viva satisfacción de que da igual
- con la misma
intensidad en el zarzal, puro de insectos para la sangre bien
nacida, y dorada de cuerpos de arcángeles, de su alma. Libertad
:
DADA DADA DADA, aullido de los dolores crispados,
entrelazamiento de los contrarios y de todas las contradicciones,
de los grotescos, de las inconsecuencias: LA VIDA." 

Tristan Tzara, Primer Manifiesto Dadá (1918)