miércoles, 18 de mayo de 2011

Secreto

de lo que no puedo. tengo una plenitud muerta. como una juana la loca, y todo tan tenue alrededor, las inundaciones dentro entrando y saliendo, tú vertida en mí. lo rojo en mis manos. lo que se extingue no tiene tiempo, tan sólo fin. no le temo a la muerte. “no me lo hagas más” te decía, pero la voz, cuando dos cabezas están tan cerca suena encadenando tu corazón para siempre, y el temblor de los cuerpos no se olvida. si el dolor me parece despiadado y cuando ya no pueda reconciliarme con otro sufrimiento más, tengo una llave, las bebidas que inventamos para traspasar los tormentos, me gustaba la luz verde del dibujo de la lámpara, estoy más lejos de la vida, como si estuviese en un confín ártico boreal.

Imagen, Lauren Dukaff

4 comentarios:

Stalker dijo...

más lejos, y sin embargo ese confín te acerca tanto...

cuando se termine de verter en ti, beberás el azul, y más hondo...

un abrazo

Say dijo...

Stalker,
más cerca, más dentro...

la sed no cesa...beberé del todo y llegaré más hondo aún...

un abrazo

NaDu dijo...

wow!

Say dijo...

NaDu,
gracias.un saludo!