lunes, 23 de mayo de 2011

El libro de la Almohada

“Anochece y apenas puedo seguir escribiendo. Sin embargo, me gustaría dejar terminadas mis notas por completo, haciendo un último esfuerzo. Escribí estos apuntes sobre todo lo que vi y sentí, en mi habitación, pensando que no iban a ser conocidas por nadie. Aunque mis anotaciones son triviales y sin importancia, podían parecer malintencionadas e incluso peligrosas a otros; por eso he tenido cuidado en no divulgarlas. Pero ahora me doy cuenta de que, así como inevitablemente brotan las lágrimas, según dice el poema, del mismo modo estas notas dejarán de pertenecerme. (...) Comencé a llenar cuadernos con el relato de rarezas sobre hechos del pasado y toda clase de asuntos. Llené una enorme cantidad de hojas. En mis notas hay muchas cosas incomprensibles. Si hubiera elegido temas que las demás personas consideran interesantes o espléndidos, o si hubiera escrito poemas sobre árboles, plantas, pájaros o insectos, los otros podrían juzgar mis escritos, tendrían derecho a afirmar “conocemos sus sentimientos”. (...)Pero mis notas no son de esta clase. Escribí para mi propio entretenimiento, y apunté únicamente lo que sentía.”

Sei Shonagon, Libro de la Almohada

4 comentarios:

Anouk A. dijo...

Qué bonito fragmento, tengo muchas ganas de leerme este libro!
Un abrazo :)

emmagunst dijo...

Uno no puede dejar de identificarse con lo que escriben ciertas personas. A mí me gusta leer los diarios personales, los papelitos de oficina, los "machetes" de la escuela, interpretar los garabatos que la gente hace mientras piensa o habla por teléfono. Me gusta lo chiquito, los detalles, lo que habla del otro. Y encontrar los escondites. A mí sí me interesa, y si este extracto está en ese libro, también lo quiero.

Un abrazo(te)

Say dijo...

Anouk,
creo que te va a gustar. Ya verás!

Un abrazo!

Say dijo...

emma,
a mí también me encanta lo "pequeño", lo que se escribe desde el instante, los diarios personales donde se deja ir todo, es ahí donde nos vemos más reflejados, por eso nos emocionan de esa manera.

este diario de Sei Shonagon, te gustará, porque habla de esas cosas "pequeñas",de sentimientos, y contiene descripciones y reflexiones inmensas...

(te)abrazo!