jueves, 13 de enero de 2011

Me envuelvo en la forma


Capa sobre capa de papel y se desmorona. yo vivo y nunca es tan bueno como cuando creo que casi se hace... En verano estábamos juntas, hablabas en mi oído. no ha terminado aún. Ahora es el trote diario y no creo que sea para siempre esta ausencia constante. Tratar de atrapar la luz de la memoria de aquel día. la noche es aquí, así que me envuelvo en la forma. ¡cómo me alcanzó y me atrajo por la cintura en el agua!, sus manos. los besos. el agua provoca la imaginación. Hay muchas maneras de mantenerse y la velocidad del tiempo sin ti no la siento. Si bien he llegado a la orilla, vi que aunque el tiempo era el mismo, la luz era muy diferente. La naturaleza cuando se despierta en los cuerpos después de un descanso es una de las más dulces… “schau mich an” “küss mich”. tu voz rozando mi nuca. el deseo en las yemas de mis dedos. tanto amor, todo lo hace más doloroso, lo sé. Sueño con llenar cartas y cartas para que vengas. Estás a punto de decidirte y tengo la sensación de que van a venir barcos grandes por el río deslizándose en silencio sobre el agua ...

10 comentarios:

Curiyú dijo...

Soy muy retardado con las citas, pero me vino a las mientes algo de Borges: "estar contigo o no estar contigo, esa es la medida de mi tiempo..."
Say, kiss...

Stalker dijo...

el agua provoca la imaginación y avanza como el rompehielos

el corazón se hace, abajo, al abrigo de la corrosión del tiempo, y está siempre sumergido o sólo apreciamos la parte visible que hemos merecido (merecer el corazón sumergido implica aceptar el mal de las profundidades, la renuncia al deslizamiento, la rotura de un pacto de silencio y la fe sellada)

"La velocidad del tiempo sin ti no la siento"

esto me hace pensar en lo que significa in-corporar el ritmo del otro: hacer que el otro vibre en nuestro cuerpo, introduciendo en nuestro pulso su fragilidad, ahí donde la ausencia se hace legible y es posible anticipar el gesto, el encuentro, el gozo

vendrán grandes barcos y acercarán a quienes se esperan, porque el encuentro de dos pieles habla una lengua de exilio y las voces se funden en el estallido, la caída: la ternura

esta desnudez, hoy, agradezo

(y un abrazo fuerte)

Say dijo...

Stalker,
el agua nos sumerje en todas las ancestrales ramas de nuestra existencia. Navegamos dentro de ella y oímos el silencio lleno de ecos.

Por eso el corazón se hace abajo, sumergido, donde están las algas, la sangre, las arterias de la tierra. Y aceptamos el mal de las profundidades...que es donde nacen los amores, los delirios, el amor, los deseos.

Esperamos el encuentro de los cuerpos...los barcos llegan rompiendo el hielo...

La ausencia se hace legible y la ternura invade.

te abrazo fuerte

Say dijo...

Curiyú,
y como ese otro verso de Borges "Me duele una mujer en todo el cuerpo"

kisses

Mundo Aquilante dijo...

Espectacular! un texto grandioso. Cuando las palabras y el corazón se alinean... pasa algo maravilloso.

Saludos desde Mundo Aquilante!

emmagunst dijo...

qué dolorosa desesperación...que ese barco gigante, rompehielos imponente llegue a tu orilla Say. Realmente lo deseo! un abrazo

Say dijo...

Mundo Aquilante,
es bueno que el corazón pueda decir algo de lo que siente...que las palabras puedan servirnos de ayuda para expresarlo.

gracias Mundo,un beso

Say dijo...

emma,
el amor nos mantiene siempre en vilo...siempre queremos tener a la persona muy cerca, amarla, sentirla...

Ojalá que ese barco rompa el hielo para que ella esté aquí.

Un abrazo,emma

marcela dijo...

También yo espero un barco, de ua país hecho de agua, de temperatura muy incnstante, fuertes lluvías y soles muy fuertes.
Y mientras espero, llevo tanto tiepo que se me hace corta.
Ausencia, más aguda presencia, decía el poeta.
Él amor nos mantiene, nos sostiene y nos vive.
besos, enseguida empezará el deshielo.

Say dijo...

marcela,
"ausencia, más aguda presencia", qué bien lo dijo el poeta. Ausencias, y mientras tanto soñamos. Porque el amor siempre llega. Entre temperaturas inconstantes, fuertes lluvias y soles grandes, ese barco romperá hielos y llegará.

Un beso con gotas de lluvia.