domingo, 9 de enero de 2011

Intemperie


“Aquel muchacho con largos, fríos
tallos de gladiolos robados doliendo en sus brazos:
sin lugar adonde ir.”

Denise Levertov, de su poema El golfoII,1968

Imagen, Bruce Davidson

6 comentarios:

emmagunst dijo...

y adónde se va cuando no hay dónde?

Say dijo...

emma,
a veces no hay donde ir para cobijarse. Interiormente.

Exteriormente. Una noche conocí a un muchacho en un bar de madrugada. Iba vendiendo rosas. Nos ofreció una y nosotras de forma mecánica dijimos, no, no. Él insistió. Y otra vez no.Estoy cansado y ya me voy por esta noche, "para vosotras regalo". Hablamos con él. Dormía en una fábrica abandonada, "cristales rotos", "frío". Quisimos pagarle las rosas pero él no aceptó. Nos las regaló.

Intemperie en todos los sentidos.

En este fragmento del poema he visto reflejado todo.

marcela dijo...

La intemperie es es lugar de los deshabitados, de los apasionados, de algunos enamorados, de los dolientes.
Un lugar sin lugar.
Un abrazo

Say dijo...

marcela,
es ahí donde nos encontramos muy a menudo, como dices, los apasionados, los deshabitados, algunos enamorados, los dolientes...

En ese lugar de la fragilidad.

Un fuerte abrazo

tula dijo...

Somos nómadas....
un beso

Say dijo...

Errantes y nómadas y, a veces, sin "casa" donde vivir.

Un beso tula