viernes, 14 de mayo de 2010

El reconocimiento de la ilusión

"Si no hubiéramos tolerado las artes ni ideado este tipo de culto de lo no verdadero, el conocimiento de la no verdad y mentira universales que nos proporciona hoy la ciencia-el reconocimiento de la ilusión y del error como condiciones de la existencia cognoscitiva y sensible-no sería en absoluto soportable. Las consecuencias de la honradez serían la nausea y el suicidio".

F. Nietzsche

Cuadro de Carl Spitzweg, Der armer poet, 1839

10 comentarios:

nievessorianoart dijo...

Fortuna la del arte que vive en el mundo de la libertad, al margen o en la frontera de discursos interpretativos. Desde el momento en que interpretamos el arte la suponemos partícipe de ideologías. Una lectura (Susan Sontag "Contra la interpretación") y un besos. Nieves

Say dijo...

Susan Sontag es la honradez de la conciencia y de la escritura y del arte...por eso nos ilusiona y por eso seguimos...

Un beso

Stalker dijo...

La ciencia como desgaste y decadencia de otro tipo de conocimiento... la ciencia como saber totalitario y poco poroso, habría tanto que decir sobre este tema.

¿Estuviste anoche en el Palau, Say?

Creo que Chantal y Gamoneda no estuvieron del todo cómodos en aquel ambiente. Percibí incomodidad en lo gestual, en la presencia. Luego lo comprobé in situ (pasé un momento a hablar con ellos).

Curiosa velada, en todo caso...

abrazo

Say dijo...

Stalker,
tu percepción allí dentro ha sido igual que lo que sentí yo. Pero creía que el problema era mío...anoche yo también estaba muy incómoda y lo noté en ellos también. Pero claro pensaba que era mi forma de verlo.
Había demasiada gente. Y sobre todo demasiada gente que no "comparte" lo que se intenta decir. No quisiera que Chantal Maillard se conviertiera en un espéctaculo o algo parecido. Todo el tiempo pensaba en ti. Miraba a las filas de delante porque supongo que estabas por allí. Me decía que al final quizás fuese a buscarte y saludarte ("aunque me hubiese equivocado y no fueses tú")
pero entre tanta gente...opté por salir...e irme.

Y es verdad, curiosa velada...

Un abrazo

Stalker dijo...

Say:

yo estaba más atrás, para tener perspectiva. En la primera fila sí que había amigos y amigas míos: el núcleo duro de los "maillardianos" de la ciudad... aunque no estaban todos.

La extrañeza prevaleció: no era el espacio adecuado, demasiada pirotecnia, la música restaba, los performers resultaron poco inspirados. Creo que los organizadores pretenden acercar la poesía a un público joven, y por eso esa puesta en escena, tan previsible y distorsionadora.

Pero hubo momentos en los que se desgarró el velo. Y la poesía, entonces, sucede. Nos desplaza el eje.

abrazo

Say dijo...

Stalker,
las luces, los performers, la puesta en escena además de previsible y distorsionadora, sobre todo es ya "obsoletao","desfasado". Estamos demasiado saturados de juegos audivisuales como para eso.
A mi amiga que no es "maillardiana" le gustó...

Hubo momentos de mucha tristeza...

Un abrazo

Stalker dijo...

Como complemento, anoche dieron una conversación conjunta Gamoneda-Maillard en "L'hora del lector", en el canal 33. Han estado magníficos los dos, muy compenetrados y lúcidos. Ha sido una hora increíble.

Creo que lo repiten el miércoles por la mañana, y espero que cuelguen el vídeo en la web de tv3, para poder compartirlo...

abrazos

Say dijo...

Stalker,
será posible que sigo L´hora del lector casi siempre y ayer ni siquiera me acordé. La verdad, estaba cansada y me acosté pronto.

El miércoles por la mañana lo grabaré. Espero, por dios, que lo repitan. También estaré pendiente de la web de tv3.

Stalker no sabes como te agradezco estos avisos...porque, a veces, al cabo del tiempo me entero de estas "pequeñas" oportunidades perdidas y me dá una rabia...

Un fuerte abrazo

Sonja dijo...

Supongo que la singularidad del ser humano es que mediante su imaginación es capaz de crear, o quizás más bien de descubrir aquello que no existe.
Si un homínido hace mucho tiempo no hubiera visionado en su mente lo que es una choza antes de hacerla jamás habría tenido lugar nada.
Por tanto no describiría esa capacidad como error o ilusión.

Say dijo...

Y después el "placer desinteresado", la "finalidad sin fin". La conciencia interna del arte. Lo revolucionario, lo intempectivo...