domingo, 28 de marzo de 2010

Cúspide, Concha García


U olvidar. Hacia atrás sueño.
La rareza de un bosque en un póster
sobre la aguja del reloj. Te tuve
cuando no te tenía, corre brisa
tanto corre que ventea. Un libro
y dos páginas leídas, qué cuerpo
tienes. Ya no te quiero, qué hermoso:
ya no te quiero. Me da perplejidad
tomarte de las manos, y tus rayas
qué largas, no te vas a morir nunca.
Paseo de invierno. Es verano
fue trescientos sesenta y cinco días antes
más o menos, me miraba en el espejo
para peinarme y no amanecía.
Proyectaba aunamientos con nadie
más sola que tú. Conoces
el estertor y el declive.
Yo de fatiga, cuánto te quise.

Pormenor, Ed. Libertarias

2 comentarios:

Nieves Soriano Nieto dijo...

Gran lectora eres. Gran resonadora de tus conocimientos. Gracias.

Say dijo...

Resonancia...como una piedra lanzada al estanque...las ondas se propagan suavemente...

Gestos en palabras e imágenes...que buscan sugerir. Y compartir.

Un abrazo