viernes, 19 de marzo de 2010

Baladas no pagadas, de Alda Merini


Yo como vosotros fui sorprendida
mientras robaba la vida,
expulsada de mi deseo de amor.
Yo como vosotros no fui escuchada
y vi los barrotes del silencio
crecer en torno a mí y arrancarme los cabellos.
Yo como vosotros lloré,
reí, esperé.
Yo como vosotros sentí que me despojaban
de mis vestidos
y cuando en mis manos pusieron
mi vergüenza,
vergüenza comí cada día.
Yo como vosotros socorrí al enemigo,
tuve fe en mi frágil destino
y pregunté qué era el Señor,
luego de la idea de su existencia
saqué fuerza para sentir el martirio
volando a mi alrededor como paloma viva.
Yo como vosotros consumé sola el amor
alejada incluso del Cristo resurrecto.
Más como vosotros regresé a la ciencia
del dolor del hombre, que es la ciencia mía.

Baladas no pagadas, Alda Merini
Ed. La poesía, señor hidalgo