domingo, 27 de febrero de 2011

Tiras de mí

Salto a la tierra en busca de comida. en el mar veo bibliotecas transparentes, palabras transparentes, cuando me envuelve en su abrazo el suave olor a almizcle. me colocas la larga bufanda roja alrededor del cuello, cubres mis orejas y la nariz, y comienzas a reirte. voy a una pradera a recoger flores, remuevo las arenas para traer conchas marinas, me invade el miedo y recuerdo los abedules de anna ajmátova. noto el calor del aliento y las pelusas de lana en la boca. lo único que sé, es que dentro de dos días ya no estaremos juntas. soy feliz en este instante pero de pronto el dolor del final se inmiscuye sigilosamente. Las botas llenas de agua y los pies helados. mi mano pasa por la hierba, rozándola, muy suavemente, y sueño que nos tumbamos para amarnos. el sueño sigue mientras caminamos por el paseo del Spree. como hace tanto frío llevo las manos en los bolsillos, tú me tomas del brazo. de pronto un oleaje feroz comienza a mover olas cada vez más grandes, imagino que el ruido del mar ahoga tus palabras, pero cuando las olas se alejan “no podemos seguir así” tu voz aterida por el frío. las olas regresan, pronuncias mi nombre y me miras para que diga algo. El mar se retira. “vámonos al piso”, te digo al oído. aprieto tu mano enlazada en mi brazo…y tiro de ti… En la maleta traigo tus guantes deshilachados que siempre tendré conmigo,… el pequeño moledor de café del mercadillo de Kreuzberg, el barrio turco donde hemos sembrado el amor que nunca podremos vivir, antenas parabólicas orientadas hacia Estambul…


Imagen, Marina Rosso

30 comentarios:

Maia dijo...

Me llegó al alma.

Stalker dijo...

Sembrar el amor que nunca podremos vivir...

esto reverbera en mí como una extraña esperanza, una paradójica denegación de toda "intromisión oracular", de todo cálculo sobre el amor por venir, sobre el don de hacerse presente en todas las lenguas, en todas las huidas amenazadas, imprevisibles, intraducibles. Nunca se podrá vivir y sin embargo lo hemos vivido, lo sobre-viviremos en otro, para otro, desde el margen, en lengua desconyuntada o balbuceo: el espacio para una posible re-creación, fuga de la muerte, sutura de los cuerpos, abolición de la brecha, fusión de alientos, umbral sagrado que cobija eso que no se pronuncia y se da quizá en la fragilidad de la arquitectura de un solo beso, eso que no condesciendie y vibra y restaña,

por todo eso, la lógica crepuscular que invade tu letra dice el poema al deshacerse, aniquila la expectativa (motor de la ferocidad del mundo en que vivimos) y prepara esa esperanza del claroscuro, de lo difuminado, del contraluz: un enunciado que propone su propia transgresión al dictar su ley, a impugnar su tiempo: amor sin reservas, declinado sin lenguas, en todo cuerpo y toda espera,

y ahí es donde el miedo, Say, será destruido al fin y para siempre

/gracias por tu texto espléndido, tu ahí y tu temblor

emmagunst dijo...

Tengo el poema para esta historia. Ya vuelvo, unos minutos por favor :)

mariajesusparadela dijo...

Escribes siempre cosas que me encantan. Pero son terriblemente dolorosas.

Say dijo...

Maia,
y desde un alma loca y llena de amor se dice.

Say dijo...

Stalker,
mi bello aprendiz de búfalo...saber oír crecer la hierba, te agudiza el oído para percibir y escuchar el temblor del corazón...

Como dices. Sin cálculos. Cada minuto de amor quedará para siempre.

Transgredimos todo para amar...

Dejamos todo ahí...aunque sabemos que en el claroscuro de la vida...en determinadas circunstacias...puede estar la imposibilidad...

Pero cuando nos damos siempre lo hacemos sin miedo.

Say dijo...

emma,
ya te veo buscando por ahí esos hermosos poemas que nos regalas cada día.

Un beso!

Say dijo...

mariajesus,
quién me manda a mí enamorarme de una mujer que está tan lejos y que me introduce en esos "archivos" terrenales de los amores "imposibles"...!

Para mí, todo en la vida es una única carta de amor...cuando el corazón está exultante y cuando el corazón está roto...cuando pedimos y cuando damos...cuando buceamos en las profundidades y cuando volamos...cuando susurramos o cuando gritamos...cuando deseamos y cuando nos desean...cuando correspondemos o cuando no nos sentimos correspondidas...cuando gozamos y cuando sufrimos...

Cartas de amor...

vera eikon dijo...

Triste pero hermoso...
Abrazos

Carmen Troncoso dijo...

Transgredir es como avanzar sin transar!

Say dijo...

vera,
la felicidad deviene en tristeza y la tristeza en felicidad.

La inmutabilidad no existe...y el amor es lo menos inmutable del mundo...y lo que más nos construye como personas...

Las vivencias, las pérdidas...los recuerdos...los renacimientos...

Say dijo...

Carmen,
transgredir como lo que están haciendo los hermanos del Líbano...Intentar derribar al tirano.

El tirano de la vida de los de aquí, son los convencionalismos hipócritas, la moral impuesta, la "familia" patriarcal y dictatorial que las religiones corruptas y pedófilas han inculcado a la sociedad.

El tirano con el que no hay que transigir, es con aquel que no deja vivir a la justicia (aunque sea la poética), a la libertad y al amor.

Hay que avanzar...con la plena libertad mental y física. Que cada cual elija cómo quiere vivir.

Un abrazo Carmen!

marcela dijo...

No sabes la belleza que respiras en el texto, en tú vida. Los amores imposibles lo son por cuestión de tamaño. Amar así es morir y vivir, sin embargo cuando ya hay muchos "no podemos seguir así" el hielo comienza a sentirse en el bolsillo. Te digo porque lo sé la suerte que es esa tristeza.Confiesas que amas desesperadamente, y esperas orientada hacia Estambul. Ojalá, te funcione la parabólica.
Escribe más...
"Ahora lo sé: estoy sola. Yo y mi libertad que no sé usar. La gran responsabilidad de la soledad.
Quien no está perdido no conoce la libertad y no la ama"
Agua Viva, Clarice Lispector
besos

Say dijo...

marcela,
los amores imposibles vienen a nosotras sin darnos cuenta...caemos tan profundamente. Caemos al fondo del corazón. Porque lo hemos llenado todo hasta el final.

Cuando hay muchos "no podemos seguir así", como dices, el hielo comienza a sentirse en el bolsillo...

Cuántas antenas parábolicas en todo el distrito de Kreuzberg!...como esperanza, como permanencia, como ilusión...

Clarice! y Agua Viva...en sus palabras nos reconocemos...Sí. Estamos perdidas, y estamos solas, pero amamos toda la libertad de esa deriva nuestra, de esos amores, y de esa lucha interior de supervivencia.

Un beso!

Nuevo Ícaro dijo...

Todo es dualidad en esta vida llena de claroscuros. ¿Cómo podría el amor, ese sentimiento tan poderoso, quedar fuera de esta lógica impuesta por naturaleza?

fiorella dijo...

Tan cierto, Tan real....Un beso

emmagunst dijo...

Me siento una aprendíz leyéndolas, es algo que no deja de sorprenderme. También hace que me dé cuenta de las pocas palabras que uso, tan to al hablar como al escribir. (Uds.) tienen un léxico, un mundo, mucho mas amplio que el mío. Leerlas ( a pesar del dolor que se imprime en algunos textos) es un placer.

Amar es un privilegio.

Abrazos

PÁJARO DE CHINA dijo...

perdida y liberada por amor, con un par de guantes como talismán y testimonio, las antenas parabólicas e inasibles de la memoria orientadas deliberadamente y listas para continuar haciendo recuerdos.

ay, lo único que está prohibido es no probar.

la belleza combativa de tu escritura tira de mí. porque el verbo es tirar y la belleza, como el amor, es una cuerda que besamos como un rosario, un rosario profano de condenadas y coordenadas por decisión propia.

Say dijo...

Nuevo Ícaro,
todo es dualidad o multitud de confusiones en nuestras vitales búsquedas para intentar proseguir anhelantes siempre. Aunque perdamos, aún en las caídas...

El amor, es el único que escapa a la lógica impuesta, el único que para intentarlo, se atreve a entrar en las mareas más recónditas y peligrosas...

Say dijo...

fiorella,
lo más cierto es eso que sentimos cuando amamos. Lo más cierto y lo más real de todo ¿verdad?

Un beso

Say dijo...

emma,
yo me siento una aprendiz siempre...y cada vez más aprendiz.

No presto atención al léxico, ni a la sintaxis, ni a reglas de ningún tipo. Sólo a lo que me desborda por el grito, la furia o la súplica...

yo también tengo pocas palabras y con esas pocas palabras digo.

emma, mi mundo es tan grande como pequeño...lo que se entiende por "tener mundo" es algo que no importa. Para mí tener un mundo amplio de verdad, es todo lo que cabe en un corazón. Todo lo que el corazón sueña, vive y siente....y ahí los mundos son amplísimos.

Un beso

Say dijo...

Mariel,
poder besar esos guantes...y mis antenas parabólicas orientadas hacia allí, anhelantes, recogiendo las ondas del recuerdo...

probamos en el amor, lo jugamos todo. Podemos perder...y perdemos.

Pero eso que hemos vivido nos queda para siempre. Nos decimos: lo intenté, lo intenté.

El dolor, y esa intemperie absoluta que viene después...

"la belleza, como el amor, es una cuerda que besamos como un rosario, un rosario profano de condenadas y coordenadas por decisión propia". Ahh Mariel que sensación maravillosa al leer esto.

vera eikon dijo...

Emma es verdad que hay personas a las que parece que les fluyen las palabras a borbotones. Pienso que es porque les dejan espacio (sin esclavizarlas a la narración) y en sus textos corren libres, pícaras, implacables...escogiendo compañeros de juego que a priori resultan sorprendentes, pero que armonizan y se conjugan divinamente en el texto. A pesar de eso, lo que me atrae e imanta de textos como el de Say o el breve y hermoso interludio de Mariel, es lo que a mi entender hace que un texto funcione y es esa fuerza que las mantiene unidas, que las devuelve a su materia primaria, de meros sonidos aprehendidos a la naturaleza(me encanta pensar que los hombres extraen sus voces de los rumores de los árboles, del bramido de las olas..) y no es otra cosa que el tono o la musicalidad del texto. Lo asombroso es que uno lo lee de un tirón y le deja en el cuerpo una sensación que sí está en directa relación con lo que uno entiende cuando se sumerge con detenimiento en las aguas profundas del mismo.
Adoro las lenguas de los otros!!!
Say estoy totalmente de acuerdo con lo que dices acerca de que el amor no es inmutable, pues las personas no somos círculos cerrados, sino como el otro día expresaba maravillosamente curiyú, líneas que fluctúan(y convergen en otras líneas). Y ya me estoy enredando, porque yo al contrario que los poetas, necesito vendavales de palabras para expresar algo

Besos a todas/os

Say dijo...

vera,
todo es un rumor salvaje que nos viene de dentro...mares ocultos en permanente movimiento...fuerzas sin diques que salen...bestias que rugen...

como dices, "meros sonidos aprehendidos a la naturaleza"

...y la mención que haces a "el breve y hermoso interludio de Mariel". Es que es verdad! es hermosísimo!

Y lo que el otro día expresaba maravillosamente curiyú, sobre el amor, líneas que fluctúan(y convergen en otras líneas...

vera eikon, vendaval de palabras que caen como lluvia refrescante que riega la tierra.

Un beso

vera eikon dijo...

Qué rica la lluvia fresca!!!

"todo es un rumor salvaje que nos viende de dentro..." este párrafo es verdaderamente sublime!!!

Bicos arousáns

Say dijo...

vera,
mojada de lluvia te beso

Bicos arousans!

marcela dijo...

El amor es una ascensión y un derrumbamiento, el que lo ha vivido lo sabe. Y los que seguimos subiendo con máscara de oxigeno sabemos que cuanto más alto el aire más enrarecido.
Desde la cumbre, a pesar de todo se divida el mundo.
Besos

Say dijo...

marcela,
vivimos para esa acensión a la cumbre, al amor, que sabemos nos traerá sufrimiento y nos hará llegar al límite, pero en esa ascensión y en ese permancer en el intento, nos va la vida.

La vida tiene sentido cuando nos la jugamos en el amor. A pesar de las avalanchas y derrumbamientos...

Un beso!

Curiyú dijo...

En verdad te digo que sos plenamente hermosa. Que tu escritura mueve estantes en el cerebro. Que mientras leía, sentía que yo también caía al piso, suavemente, como una pluma. Y beso.

Say dijo...

Curiyú,
consonantes y vocales pegadas por la desesperación de decir... Algunas cosas quedan debajo de las letras, invisibles, y sé que tú las ves.