miércoles, 23 de junio de 2010

Dinastía de ausencias

Nadie fatiga a la brisa, ni al rumbo de las lágrimas que cumplen el ciclo del agua, como una declaración constante de la eternidad que fluye de las cosas. Hay una ironía de siglos, una dinastía de ausencias, una ciudad de vientos irreales que se precipitan en la vigilia del tiempo. Y las heridas de la vida son un privilegio oscuro, una desgana tenue en los confines del espejo, habitados por un sueño de espadas y jazmines. Los objetos familiares nos abandonan. Indecisos, se arrojan a un destino que huye de los relojes y las enciclopedias. Con lento amor nos cuentan su historia insignificante; nos hablan de penas antiguas y de silencios hechizados de presentes y abismos. Pienso en cómo un jaguar se encaramó un día en un verso, para contemplar el rastro insensato de un alba frente al mar. Pienso en la precisión de un cuerpo putrefacto, despedazado de luz, cuyo rastro se borra por acción del olvido, pero que teje eternidades de sueños que vencen a los hielos de todos los inviernos...

Beatriz Hernanz, de "La vigilia del tiempo"
Imagen de William Edward Parry

4 comentarios:

marcela dijo...

Soy dueña de mis disonancias, y mis identidades se pierden como agua que fluye. Sólo me salva el humor judío-vasco que heredé por parte de madre. Me gusta mucho lo que seleccionas, eres una curadora de las palabras.
Un abrazo

Pulgarcito soñador dijo...

Lo digo otra vez, porque creo que no pude publicar el comentario anterior: Hoy venía de la librería, caminando, y pensaba, en esa obsesión mia de acumular libros. Pensaba, digo, a dónde irá a parar todo lo que leí?
Me aterra un poco pensarlo, pero también...de alguna manera habrá que pagar tanto placer...

Say dijo...

marcela,
el humor inteligente que transmite mucho con pocas palabras. Humor lleno de ironía y filosofía. Saber reirse de una misma y satirizar al prominente, alejar la pomposidad, satirizar el autoritarismo y la hipocresía...así que cuánto nos ha ayudado este tipo de humor...

Un abrazo

Say dijo...

Pulgarcito,
todo lo que lees se queda dentro de ti.

Elias Canetti, en su libro "Apuntes-1973-1984" dice: ” Entre mis libros se hallan las mayores de todas las exquisiteces, y yo, yo he vivido con ellas”

Los libros forman parte de nuestra biografía como silenciosos compañeros...