jueves, 1 de abril de 2010

Unos van por un sendero recto...Ana Ajmátova


Unos van por un sendero recto,
Otros caminan en círculo,
Añoran el regreso a la casa paterna
Y esperan a la amiga de otros tiempos.
Mi camino, en cambio, no es ni recto, ni curvo,
Llevo conmigo el infortunio,
Voy hacia nunca, hacia ninguna parte,
Como un tren sobre el abismo.

Imagen de D´Est, de Chantal Akerman

4 comentarios:

Sonja dijo...

Es muy bonito, pero supongo que es imposible caminar hacia ninguna parte, se quiera o no siempre se va hacia algún lugar.

Say dijo...

Sí, es posible caminar hacia nunca, hacia ninguna parte. Siempre se va más allá de los límites. O se puede ir hacia un centro invisible donde sólo se persigue el amor, la paz y la supervivencia interior en un mundo donde no se ha encontrado una conexión unitaria de armonía y acogimiento. La poesía es la que transforma esos abismos y/o las nieblas metáfisicas que hay dentro nuestro en palabras/símbolo que traducen la experiencia vital.

Nieves Soriano Nieto dijo...

Fortuna, pues, la de caminar en el tren del abismo. Un libro: Hugo von Hoffmansthal, "Carta a Lord Chandos".

Say dijo...

La percepción del carácter incomunicable de la realidad física donde todo se torna niebla mística, estallidos ardientes y silenciosos descubrimientos...todo dentro....la experiencia de las cosas y la imposibilidad de expresarlo...Hoffmansthal...el lenguaje del corazón..."la idea determinada de un objeto ausente, a la que se depara la increíble opción de ser llenada hasta el borde con aquel caudal de sentimiento divino que crece suave y súbitamente"

atmósfera