domingo, 18 de abril de 2010

Forugh Farrokhzad


"Hundiré en el jardín mis manos,
germinarán, lo sé, lo sé, lo sé...
Forugh Farrokhzad

Forugh Farrokhzad nació en Teherán en 1935. Se casó a los 17 años, tuvo un hijo. Después de divorciarse, le concede la custodia al padre. Forugh es perseguida por su poesía-escritura. Era una mujer independiente. Durante su vida, publicó 4 volúmenes de poesía, "La cautiva", "La pared", "La Rebelión, y" Otro nacimiento ".
Dirigió su primera y única película "La Casa es Negra" un documental muy premiado sobre los iraníes que viven con la lepra. Es el único caso en el mundo, donde la primera película de un país la dirige una mujer (con todas las consideraciones que se merece, entendiendo el rol de la mujer en una sociedad como la iraní). Sería este el inicio de una tradición cinematográfica que une humanidad y poesía, y que ejerce influencia sobre buena parte de una generación de directores como Samira Makhmalbaf, su padre Mohsen Makhmalbaf, Abbas Kiarostami y Majid Majidi.
En 1967 a la edad de 32 años, Forugh murió en un accidente de coche. Según los críticos, fue rechazada debido a su estilo de vida y su voz fuerte y femenina, expresada a lo largo de sus poemas. Su último trabajo, "Creamos en el principio de la Temporada de Frío" , fue publicado póstumamente y es considerado como uno de los mejores poemas de persa moderno.

"Creo en ser un poeta en todos los momentos de la vida. Ser poeta significa ser humano. Sé que hay poetas cuyo comportamiento diario no tiene nada que ver con su poesía. En otras palabras, sólo son poetas cuando escriben poesía. Luego está terminado y se convierten en codiciosos, indulgentes, gente opresiva, miope, miserable y envidiosos. Bueno, yo no puedo creer en sus poemas. Valoro las realidades de la vida y cuando me encuentro a estos señores mano sobre mano y llenos de bienes obtenidos de sus poemas y ensayos, me disgusto y dudo de su honestidad."

“Siento que he perdido en la vida. Sé mucho menos de lo que debería saber con veintisiete años de edad. Tal vez la razón de esto es que nunca he tenido una vida luminosa . Que el amor y después, el ridículo matrimonio a la edad de dieciséis años, sacudió los cimientos de mi vida. Nunca he tenido a nadie que me guíe en la vida. Nadie me ha proporcionado formación intelectual y espiritual ¿Qué es lo que tengo, qué he recibido de y por mí misma? ¿Y todas las opciones que no tengo, y podría haber tenido? Pero los caminos equivocados, la falta de conciencia de una misma, y los callejones sin salida, no me han permitido alcanzarlas. Quiero volver a empezar. Soy resultado de intensos sentimientos, de infructuosas buenas intenciones.”

Primer texto, breve biografía
Segundo, fragmento de una entrevista.
Tercero, fragmento de una carta de 1962.

8 comentarios:

Tera dijo...

"¿Qué es lo que tengo, qué he recibido de y por mí misma?"

Intensos sentimientos y - rectifico - poderosas intenciones.

Gracias, Say, no la conocía...

Un abrazo!

Say dijo...

Poderosas intenciones...salvaje vinculación con la vida y la escritura...resistencia...

"Los sangrantes ancestros de las flores
Me han confiado su vida" Forugh Farrokhzad


Un abrazo

tula dijo...

Otra poeta-guerrera...buscando la impecabilidad.
beso.

Say dijo...

Afirmar la vida desde el combate y el amor.

Un abrazo

Sonja dijo...

"Después de divorciarse, le concede la custodia al padre."
A mi esto me ha chocado mucho, no se me ocurre poesía mayor que un hijo y su contemplación diaria.

Say dijo...

Sonja,
las circunstancias en Irán...imagínatelas.

Ella, contra todas las reglas establecidas, eligió ser libre y desarrollar su talento y su necesidad, que era la de escribir. La castigaron por ello. En su vida y en su obra siempre está presente el dolor por esa renuncia.

Efectivamente para una madre contemplar a su hijo es tan fundamental como comentas.

Un abrazo

Stalker dijo...

Adoro a Forugh. A la poeta y a la cineasta. Un día tengo que hablar de ella, detenerme en ella...

abrazos

Say dijo...

Stalker,
ojalá que sí, que un día hables de ella, te detengas en ella.
Yo también la adoro y la admiro. Es una gran poeta y cineasta injustamente acallada.

Un abrazo