sábado, 17 de abril de 2010

Ir contra la marea


"Toda mi vida he luchado contra la tendencia a la divagación, sin dejar nunca que me llevase hacia aguas profundas. Pero el esfuerzo de nadar contra la dulce corriente me quita parte de mi fuerza vital. Y si, luchando contra la divagación, gano en el campo de la acción, pierdo interiormente una cosa muy dulce y que nada sustituye. Pero un día me dejaré ir, sin que me importe a dónde me llevará ese ir."

“Aprendiendo a vivir. Y otras crónicas” Clarice Lispector
Fotografía de Federico Erra

4 comentarios:

Lectora dijo...

Creo que existe cierta clase de divagación que es de lo más interesante, llámeselo subconsciente o intuición de las cosas, si se sigue ese sendero aparentemente perdido termina muchas veces haciendo un recorrido de dibujo armónico y con sentido, y las cosas van encajando y cobrando belleza.

Permítaseme la divagación.

Say dijo...

Sonja,
es cierto, la divagación lleva a intuiciones y descubrientos donde muchas veces vemos que nuestra vida puede ir por senderos antes nunca recorridos.

Es una positiva divagación la tuya.

Isa dijo...

Hoo Clarice!!! que puedo decir de mi escritoria favorita?? =)

Un beso!

Say dijo...

Isza,
para mí Clarice también es fundamental!

Me veo tan refejada en ella...Y leerla me acompaña.

Besos clariceanos!