domingo, 15 de abril de 2012

Rosas

“Agua fue mi extraña flor.

Hay que imaginarse a una mujer

sin una toga o una bufanda

en un sofá tan profundo como una tumba"

Anne Sexton, "El baño desnudo"

¡No te asombra mi calor! ¡Y mi luz!

Yo sólo soy una camelia grande

Que brilla intensamente, encendiéndose y apagándose.

Creo que estoy subiendo, creo que puedo subir.

Los abalorios de metal caliente vuelan, y yo, mi amor, yo

Soy una virgen

De acetileno puro

Acompañada por rosas”

Sylvia Plath, “Fiebre de 103º”

Imagen, Roger Decker

4 comentarios:

Alessa dijo...

Hace tiempo que sigo tu blog, pero nunca me había detenido a comentar. Me encanta la poesía escrita por mujeres y aquí me he encontrado mucha que no conocía.
Te dejo un abrazo.

Say dijo...

Hola Alessa,
yo también soy una apasionada de la poesía. algunas mujeres poetas son tan maravillosas. escriben y en su escritura sentimos la forma de resistencia audaz. en sus palabras tocamos huesos, sangre, células y los átomos de amor, de deseo, de lucha, de dolor con que fueron escritas...

compartimos este amor por la poesía,

otro abrazo fuerte para ti

ana dijo...

estas voces femeninas llegan y anidan para siempre, tienen los secretos, la esencia.
exquisita entrada
beso

Say dijo...

estas voces de mujeres que llegan sin límites hasta dentro,

sabemos que tienen "un" compartimento secreto,

y dentro de sus palabras que queman está el secreto no dicho pero dicho...

y cuando al leerlas, las reconocemos, todos los códigos se abren en pétalos y oímos el jadeo, y el correr sin aliento, y los sonidos de lo roto, y toda la vida dolorosa y oculta se abre...

y todo se envuelve en comprensión y ternura...

un beso de rosas rojas anamaría