sábado, 18 de junio de 2011

Hélène Cixous. La escritura

“He aquí tus leyes, no matarás, serás muerta, no robarás, no serás una mala recluta, no estarás loca ni enferma, sería una falta de consideración con quienes te hospedan, no zigzaguearás. No escribirás. Aprenderás las cuentas. No te tocarás. ¿En nombre de quién iba yo a escribir?

Pero..., vivo en la escritura. Leo para vivir. Leí muy pronto: no comía, leía. Siempre "supe" sin saberlo, que me alimentaba de texto. Sin saberlo. O sin metáfora. Había poco sitio para la metáfora en mi existencia, un espacio muy restringido, que a menudo yo anulaba. Tengo dos hambres: una buena y una mala. O la misma sufrida de modo diferente. Tener hambre de libros era mi alegría y mi tormento. Libros, casi no tenía. No hay dinero, no hay libro. Roí en un año la bilbioteca municipal. Yo mordisqueaba, y al mismo tiempo devoraba. Como con los pasteles de Jánuca: pequeño tesoro anual de diez pasteles de canela y jengibre. ¿Cómo conservarlos consumiéndolos? Suplicio: deseo y cálculo. Economía del tormento. Por la boca aprendí la crueldad de cada decisión, un mordisco, lo irreversible. Guardar no es gozar. Gozar y no gozar más. La escritura es mi padre, mi madre, mi nodriza amenazada.

Tal vez he podido escribir porque esa lengua escapó al destino reservado a las caperucitas rojas. Cuando no te pones tu lengua en el bolsillo, siempre puede haber una gramática que la censure.

Escribir es un gesto del amor."

Hélène Cixous, La llegada a la escritura

7 comentarios:

Sonja dijo...

"no comía, leía. Siempre "supe" sin saberlo, que me alimentaba de texto".

Sin palabras.

Say dijo...

Sonja,
apasionada Cixous,

disidente y libre en sus reflexiones,

escritura ardiente!

ana dijo...

Say, este texto me encantó, te escribí algo pero como que se perdió en la red....:(

Say dijo...

ana,
vaya! la dichosa red como le gusta tragar palabras! que rabia da cuando escribes algo largo y luego ¡chas! desaparece.

Cixousm me gusta porque es combativa en sus consideraciones sobre lo impuesto e impulsa nuevas miradas.

Besos!

Stalker dijo...

¡Ya llegaste a la escritura con Cisoux!

Una de las imprescindibles, de mis favoritas únicas, maravillosas... Me gustaría traducir algo de ella, pero por desgracia los editores para los que trabajo nunca me hacen caso (piensan en otra lengua, claro: nunca entenderían la oblicuidad de Cisoux, muy poca gente está dispuesta a entender el Tesoro del Cielo que esa escritura encierra y que sólo tiene un correlato posible en la literatura en español [ya sabes a quién me refiero!])

Me conmueve la escritura que quema, la escritura en plena libertad de esas mujeres admirables, tan poco leídas, tan poco apreciadas en estos eriales del pensamiento...

abrazo fuerte

Say dijo...

Stalker,
claro que sé a quién te refieres.

me gustaría que un día convencieses a los editores para los que trabajas, y tradujeras un libro de Cixous.

creo que en tu traducción, quedarían intactos los caminos por los que Cixous lleva su escritura, los ardientes recorridos por "el Tesoro del Cielo que esa escritura encierra"

Un fuerte abrazo

jorgewiurnos dijo...

Texto muy interesante. Creo que se puede enlazar con el relato de Clarice Lispector "Un amante clandestino".