domingo, 19 de junio de 2011

Época

"Los expertos en cultura griega antigua dicen que la gente de aquella época no creía que sus pensamientos les pertenecieran. Cuando los griegos de la Antigüedad tenían una idea, creían que un dios o una diosa les estaba dando una orden. Apolo les estaba diciendo que fueran valientes. Atenea estaba diciendo que se enamoraran.
Ahora la gente oye un anuncio de patatas fritas con sabor a crema agria y salen corriendo a comprarlas, pero a eso lo llaman su libre albedrío”. Chuck Palahniuk


“Y después de hacer todo lo que hacen, se levantan, se bañan, se entalcan, se perfuman, se peinan, se visten, y así progresivamente van volviendo a ser lo que no son.” Julio Cortázar

Imagen, Cecilia Serrano

10 comentarios:

emmagunst dijo...

Estamos completamente inducidos por el exterior! Ya hace 2 años que no miro tv, de igual manera y tiempo estoy en internet, no deja de influenciarme, claro, pero siento que bastante menos. Me siento mas sana, menos contaminada.

Y como papas fritas igual :(

Julio C. un MAESTRO

BESO

Anouk A. dijo...

La reflexión de Palahniuk es genial, me encantó! :)
Y por supuesto, también el textito de Cortázar, cómo no.
Un beso! :)

Say dijo...

emma,
me pasa lo mismo que a ti. veo poca tele, de todas formas el libre albedrío creo que sólo se queda en concepto filosófico,realmente el poder de elegir siempre estará condicionado objetiva o subjetivamente.

pero sí podemos desatarnos de algunas cadenas y vivir inpendientes de consignas.

ay, con lo ricas que están las papas fritas, menos mal que llegaron antes, sin que hiciera falta publicidad!:)

Julio C. un emocionante maestro!

Un beso!

Say dijo...

Anouk,
de Palahniuk este fragmento,

de Cortázar todo!

Un beso!

ana dijo...

Say, te envío esta poema de Rafael Cadenas, que me pareció buen compañero para Palahniuk y Cortázar:


Es como si amáramos. Es como si sintiésemos. Es como si viviéramos.

Esto fatiga. Hasta se ansía un error. Puede que al equivocarse,
los actores rocen la verdad.


un abrazo de verdad
anamaría

Say dijo...

anamaría,
es genial este poema. es la intersección con ambos fragmentos.

queremos amar, queremos vivir y equivocarnos...pero vivir en la perfección no queremos.

Un abrazo!

Stalker dijo...

El primer fragmento es asombroso... el segundo me recordó a algunas cosas que me contó Cristina Peri Rossi, de cuando paseaba con Cortázar por Barcelona a principios de los setenta...

Es posible que nuestro mundo sea aquel donde la esclavitud ha adoptado sus ropajes más insidiosos, más hipócritas: los de la libertad y el simulacro. Libres para consumir, libres para elegir cómo queremos financiar nuestra hipoteca o los plazos en que pagaremos un televisor de alta definición.

¿Hay un esclavo mayor que un funcionario, cuya tarea es servir de correa de transmisión de saberes escleróticos, nunca cuestionados, sometidos a la lógica perversa del Estado?

¿Y en la empresa privada, no es esclavo aquel ser humano que ha sido vaciado de su contenido, aquel títere cuya conciencia ha sido expoliada, cuya intimidad ha quedado arrasada por una maraña inextricable de sometimientos, coacciones, sofismas y juicios sumarios?

Todo esto es indignante y envilecedor, y por más que detectemos el síntoma parece difícil extirpar la raíz...

Tampoco veo la televisión. Incluso dejé de ver los informativos cuando descubrí que me envenenaban (y cuando comprendí su capacidad casi infinita de manipulación). Pero el daño está hecho, y lleva mucho tiempo desactivar los dispositivos inconscientes que nos hacen sumarnos a la conciencia gregaria, asimilar el falocentrismo dominante (que se incrusta ahí donde ni siquiera sospechamos que está; por ejemplo, los poetas de la Luz), abdicar del cuestionamiento constante, incluso furioso, que definiría quizá la última posibilidad de seguir siendo "humanos"

¿Queda el aullido, quizá?

Siempre que no sea gregario, siempre que explote en toda libertad y contagie el pulso de lo vivo...

un abrazo

Say dijo...

Stalker,
Peri Rossi narrando sus recuerdos con Julio Cortázar...qué maravilla!

algunos, pocos, son conscientes de la manipulada y falsa "libertad" en la que vivimos, la mecánica de este sistema ha logrado encerrarnos entre las fauces del capitalismo más atroz y degradante.

en la empresa privada y en la pública existen secuaces de los organismos supremos y dictatoriales, que refuerzan y mantienen el control y la estructura jerarquizada y esclavista.

unos por pura mentalidad y otros por alienación,

lo has dicho, en la tv, mantienen las mismas consignas de comportamiento que llevamos desde hace 2000 años. sólo hay que ver los anuncios. el machismo falocéntrico sigue imperando a sus anchas. como presenta a la mujer. como sirvienta, como objeto de deseo, o como hacendosa máma. mujeres que ven un bote de detergente y casi tienen un orgasmo, etc,etc

y las series y los informativos, ídem

desactivar esto, creo que casi es imposible.

algunos aullamos de rabia.

Pablo Fernando dijo...

Cada paso que damos , ese puñado de desertores de este sistema manipulador en el que cohabitamos solo me recuerda a Sábato y su profundo malestar por la tecnolatría y por el odio a los que se creen dueños de una verdad absoluta e inexistente , no sé si el post que acabo de publicar se correlaciona con estas ideas que han salido producto del tuyo , al parecer es así , por eso lo dicho , que bueno haber llegado aquí ,un gusto inmenso leerte.

Say dijo...

Pablo Fernando,
así es, la Resistencia de la que hablaba Sábato la tenemos algunos como ley de vida. Este sistema manipulador y esclavista lo único que merece es asco y rechazo. Sí cada vez hubiese más gente desertando de este sistema, quizás el mundo podría ser un poco más respirable. Aunque soy pesimista, y pienso que es irreversible todo el mal que ha hecho el capitalismo. En sus garras poderosas está atrapado el planeta.

En una entrada anterior, también hablé sobre Étienne de La Boétie y su “Ensayo sobre la Servidumbre Voluntaria” a cuenta del libro de J.M. Coetzee, "Diario de un mal año", que me gustó mucho.

El post que acabas de publicar, me parece que se correlaciona hermosamente,

Un abrazo