sábado, 25 de junio de 2011

Declaración de amor...





8 comentarios:

Stalker dijo...

"Que no se te orvide"... es magnífico...

pienso en cuando era niño y escribía con muchas faltas de ortografía (me llevo bastante tiempo dominar la escritura "correcta". Pienso que nunca fui tan libre ni espontáneo como en aquel tiempo: cuando la lengua era libre y no estaba sometida a las cadenas de la corrección. El corazón era oblicuo, entonces.

Luego nos enseñaron a escribir "comme il faut", a deletrear el mundo en el orden que conviene. No tengo muy claro que las reglas de la gramática no supongan una de las primeras violencias que imponemos a los niños. Y como los límites de nuestro lenguaje son los límites de nuestro mundo, un lenguaje así codificado, coaccionado, será forzosamente restringido y se plegará a quien escribe el código, a quien habla la lengua de Poder.

Por eso creo que quien escribe "que no se te orvide", con esa conmovedora incorrección gramatical, ama ilimitadamente,

su corazón es oblicuo y su respiracón ex-céntrica,

abrazo

Say dijo...

ahhh, Stalker, me encanta que te hayas dado cuenta de la ternura impresionante que esta hermosa declaración me produce.

un espléndido graffiti de amor.

ese "que no se te orvide", con esa conmovedora incorrección gramatical, derrite cualquier hielo, cualquier roca inmensa de hielo...

también, como tú, veo en esta frase, escrita así, la ingenuidad y la esperanza intactas, de un corazón oblicuo.

su mundo no está limitado aún. es como la sensación que describes de cuando eras niño con la escritura. no había barreras entre la emoción y la expresión. ahora sí. ahora nos ponemos todas las del mundo.

esas barreras son nuestros límites. porque sí, los límites de nuestro lenguaje, son los límites de nuestro mundo, y las barreras lingüisticas han sido muchas, porque efectivamente, las reglas gramaticales han sido creadas y podadas por "sabios" que cercenaron muchísimas influencias de todo tipo. palabras inventadas por la mente libre de las personas.

Un abrazo inmenso siempre, que no se te "orvide"!

ana dijo...

imposible orvidar, con un amor así abierto y callejero, tan cercano a la tierra y al cielo, uno quisiera vivirse y morirse para siempre jamás...
Gracias Say por tener ojos para la Belleza que el mundo relega hacia los márgenes, pero que hace su epifanía ante los oblicuos de corazón zurdo.
un abrazo así de graaaaaandeeeeeeee!
anamaría

Say dijo...

anamaría,
verdad que es hermoso?

los oblicuos de corazones zurdos...amores abiertos y callejeros...

un abrazo también enorrrrrme!

marcela dijo...

Hace tiempo decidí en mi blog y en la red escrbir de manera automática, para amar es importante perder las formas, olvidarse de la corrección. Hay que lerdead, no se melé ida ni te olvido. Besos

Say dijo...

marcela,
ango perdida entre tímpanos de hielo...

toro me da voltios...estoy volteando la locumra.

no tendo tiempo, el trabajo me absborde.

y echo de menos amar perdiendo las formas...

Un beso enrrorme. yo también no se melé ida ni te olvido.

marcela dijo...

Así escriben los olvidados, los destruidos y los deconstruidos.
Relaja el trabajo, haz como que haces. Hay que perder el miedo a ser eficaz.No sobrevivamos agotados. Te abrazo.

Say dijo...

marcela,
es como dice Berger..."así es como sobreviven los agotados"

en estos emporios de la riqueza y la explotación, el sistema está muy bien engarzado...y ya no sólo por el ritmo de trabajo (eres eficaz sin más remedio), sino también por las tantas horas...

...si pudiéramos mandarlos a tomar por saco!

ves?, parece que aún agotados, los sobrevivientes queremos que algunos sueños de vida no se nos rompan y soñamos y soñamos...

Un abrazo!