lunes, 11 de octubre de 2010

Marta, rojo y su gato Russo


Desde hace días el hospital se ha convertido en mi segunda residencia.

Bajo a la planta de pediatría. "Se parece a mi gato Russo", dice una niña que señala el dibujo de mi bolso. "También se parece al mío", respondo mientras me descuelgo el bolso del hombro y lo dejo sobre una camilla. "Me gustan los colores...naranja, verde, amarillo, rojo...los corazones...Tengo dibujos en mi habitación ¿vienes y te los enseño?". Me habla con la mirada ilusionada, lo único visible de su rostro que la mascarilla cubre. Le contesto que sí y desde entonces paso el primer rato de cada día con ella, nada más llegar al hospital.

Mi hermana que está ingresada, ya sabe que el motivo de mi tardanza se llama Marta, tiene seis años, mucha alegría y construye planes y sueños con sus lápices de colores.

27 comentarios:

Stalker dijo...

Say:

ojalá tu hermana esté mejor. Lo deseo de verdad. Este año mi hermana pequeña ha estado también muy enferma y de algo muy grave. Conozco perfectamente tu situación y te doy ánimos para que todo salga bien.

También tengo alguna experiencia con niños hospitalizados, y con bebés hospitalizados. Y sé cómo iluminan, con su vida que se apaga o tiembla, la llama que aún late en todos los que allí se acercan.

Por eso sé lo que hay por debajo de tus palabras, tan bellas, tan mínimas y tan necesarias hoy.

Por eso no voy a hacer ningún comentario ex-céntrico, poético o reflexivo de ninguna índole.

Te ofrezco sólo un momento de desnudez y abrazo,

abrazo

Say dijo...

Stalker,
no sé qué ha debido pasar para que no se abriese la ventana de comentarios. Es verdad, que en estas últimas entradas estaba como inhabilitado. He configurado de nuevo, con otra opción y parece que funciona.

Gracias por tus palabras. Estos días estoy como en un mundo paralelo. Esa niña me da mucho. Tiene una fuerza, una ternura, una alegría y un cariño que te muestra de lleno lo esencial. Qué afortunada he sido de encontrarla.

Mi hermana aún tiene para unos días. Todo saldrá bien, seguro que sí. Por ahora a cuidarla y darle todo mi cariño.

Un abrazo Stalker

Tera dijo...

Say, muchos ánimos de corazón y abrazos para cada día.

Un beso,

Tera

Say dijo...

Tera,
recibo con gratitud ese ánimo que me das y esos abrazos para cada día. Los repartiré entre mis dos maravillosas pacientes...

Un beso

marcela dijo...

Paciente, viene de tener paciencia, y sí, también el que cuida necesita paciencia para esperar la ansiada recuperación.
Cuida con amor, que siempre te será devuelto. La suerte de la niña es que se fijó en tu bolso...un abrazo.
Me pasé mucho tiempo en un hospital cuidadando.

Curiyú dijo...

La niña es un arco iris, sin duda.

Say dijo...

marcela,
la niña, en su mundo infantil de imaginación, conectó al instante con los colores y formas del bolso...de manera indirecta, y sin ella saberlo, lo hizo también conmigo. Un regalo de la vida.

Es verdad, marcela, que se necesita paciencia para el que cuida, porque una querría quitar todo el dolor y el sufrimiento de las personas que ama, y sin embargo todo va pasito a pasito, despacio, sin poder hacer nada.

Un fuerte abrazo

Say dijo...

Curiyú,
arco iris la define perfectamente...pequeño rayo de sol que te inunda con sus colores.

Un beso

Mundo Aquilante dijo...

Qué lindo encuentro! andá a saber lo que dice ella de vos.
Seguí compartiendo así.

Saludos desde Mundo Aquilante!

Edmundo dijo...

El arco iris ha de estar dentro de Martha, su luz se despliega por todo el mundo, estoy seguro, lo estoy sintiendo.

Say dijo...

Mundo Aquilante,
cada día voy con ilusión al hospital. Quiero darle todo el cariño y vivir con ella la ilusión que siento en su mirada al verme...me cuenta cosas, me muestra sus dibujos...
A mi hermana le cuento luego...y derramo toda delicadeza y la emoción de un precioso mundo infantil...

Ha sido un lindo encuentro, sí!

Un saludo!

Say dijo...

Edmundo,
creo que sí, que esa luz se irradia, se esparce como algo mágico. Un arco iris que nos envuelve...y que nos llega a todos...

tula dijo...

Cuéntale una historia, eso siempre se recuerda.
Y que no deje de dibujar nunca si es su predilección.
un beso a las dos.

Say dijo...

tula,
le contaré una historia preciosa y llena de fantasía como a ella le gusta.
Le encanta dibujar. Lo llena todo de colores...Ojalá no deje de dibujar y siga regalando su dulzura y ese ángel especial que tiene...
Un beso

Sonja dijo...

Dicen que todo sucede por algo, quien sabe, seguramente para esa niña eres como una especie de hada que ha decidido interesarse por su destino.

Sonja dijo...

Espero que tu hermanita se recupere pronto.

Say dijo...

Sonja,
aunque va poco a poco, espero que mi hermana se recupere. Lo deseo con todas las fuerzas de mi alma y de mi corazón.
También deseo lo mismo para mi pequeña soñadora. Es una niña tan especial...percibo su ilusión y alegría cada vez que me ve aparecer en la habitación...

Gracias Sonja, un abrazo

PÁJARO DE CHINA dijo...

Say querida, adentro de ese bolso que encuentra las palabras y los colores necesarios, ese bolso que es como tu boca, saldrá tu hermana y la pequeña-arco-iris del hospital, sanas y a salvo. Los hospitales son puentes dolorosos. Pero el cruce se acaba y el amor sana, sana más que las drogas duras.

Abrazos rojo Rothko.

Say dijo...

Mariel, qué verdad lo que dices, el amor, las palabras de amor sanan, sanan mucho. Yo veo-siento que el cuidado y el cariño inmenso que intento dar, repercute iluminando la travesía por ese puente doloroso. Mi hermana y la pequeña son dos seres que con su bondad y su aguante me emocionan, y, a veces, soy yo la que me tengo que esconder para llorar.

"Pero el cruce se acaba y el amor sana, sana más que las drogas duras"...por eso llevo los colores de Marta envolviéndome cuando estoy con ellas. Delicados rojos...los rojos de Rothko...

Un abrazo

Lilu dijo...

^^

Say dijo...

Lilu,
todo bien!!

Un abrazo

emmagunst dijo...

Say! anda todo bien? da señales por favor. Abrazo.

Say dijo...

emma,
todo va bien...ahora ya empiezo a estar contenta...y ya estoy en mis cositas otra vez.

Un abrazo fuerte, fuerte

Stalker dijo...

¡Qué bien, Say!

Se te echa de menos

Say dijo...

Stalker,
poco a poco las cosas han ido a mejor...ya estamos en casa.

Un fuerte abrazo

:Isza: dijo...

Que profundo...

Say dijo...

:Isza,
una vivencia muy dura y muy hermosa. Hermosa porque han sido dos personas, la pequeña Marta y mi hermana, que en todos los días en aquel hospital, me han enseñado mucho.

Un abrazo