viernes, 1 de octubre de 2010

No sé estar


No sé estar cuando me quedo

Nada late.

el otro mira, dispara un entusiasmo que no estalla.
Tan liso está el verbo
tanto sé hoy que
ni relato ni explicar.

Horas enteras
de silencio placé,
en cada lengua sugerir
partir debo.

Puedo seguir estando como un gesto,
siempre me voy

no sé estar cuando me quedo.

Andrea Gutiérrez

Imagen de Angela Bacon

19 comentarios:

Curiyú dijo...

Conozco al hombre que no puede estar cuando se queda. Te lo juro. Apenas apoya el culo en el sillón de su casa, ya está pensando adónde irá mañana. Pero no aguanta hasta mañana. Se sube en su bicileta y se va, sin rumbo fijo.

Say dijo...

Agitadoazogadofuguillasinquieto...

Ayy!...esos desasosiegos!

Edmundo dijo...

Ojalá nunca tenga que estar quieto. Ojalá nadie me visite en mi quietud.

Say dijo...

Edmundo,
muy pessoano lo que dices...tempestad latente en la quietud...el desasosiego que lo lanza ferozmente a la creación...

tula dijo...

El espíritu atormentado va siempre con uno,
estar con uno mismo es labor de una vida.
un beso.

emmagunst dijo...

...no sé estar cuando me quedo... a veces pienso que es preferible no saber y no quedarse, pero nadie nos avisa. Besos Say (se te extraña)

marcela dijo...

Yo me quedo muy quieta para hacer si parar las cosas que me gustan. Me ahorro mucho tiempo si me quedo quieta.
Quieta no es lo mismo que parada.
Los abismos los he visitado y en el fondo no hay nada.

Say dijo...

tula,
persiguiendo la paz dentro nuestro...a veces, de golpe, nos encontramos con una cinta azul, que delimita un espacio iluminado, y lo vivimos fugazmente. Después partimos otra vez hacia las zonas "desconocidas".
"...sospecho que soy nómada y ya estoy errando otra vez" John Cheever

Qué cierto lo que dices, estar con uno mismo es labor de una vida...

Un beso

Say dijo...

emma,
a veces, no podemos estar...

"Olvidaré la gota de Angustia
¡Que me abrasa ahora-que me abrasa ahora!" E.Dickinson

Un beso, emma, y te envío, como Emily escribió en una carta a S.Bowles: "No tengo ninguna flor dulce para mandarle, envío mi corazón".

Say dijo...

marcela,
la quietud es como el hogar del proyecto poético de la vida. Las sensaciones viven en la quietud doblemente porque se escucha todo como si estuvieses sumergida en un espacio ingrávido. Y todo tiene expansión...

Caer y salir del abismo...todo un camino.

Un beso

Stalker dijo...

Otro descubrimiento que me haces, Say... ¿podrías darme alguna referencia de esta autora? (Prefiero tus palabras, como pan de leña, que la aleatoria frialdad de Google).

Mastico, mastico el poema y callo: es pulpa su vida, y el hueso se deshace en la boca y desdice la dureza con que nos enseñaron a temer al hueso...

un abrazo

Say dijo...

Stalker,
tengo una entrada en este blog de un poema de Andrea Gutiérrez "Autismo", en mayo. En los comentarios te decía alguna cosa. En España no hay ningún libro editado con su poesía. Hace años descubrí ese poema, una amiga me regaló un collage, con dos poemas, uno de Olga Orozco y el otro de Andrea Gutiérrez. Ella conocía mi amor por estas poetas solitarias que hablan de la condición humana desde una realidad aislada del "yo". Después, sabíamos las dos de "infiernos musicales", como los de Alejandra. Tantos ecos y vinculaciones tiene Andrea Gutiérrez con la poesía de Pizarnik.

En Argentina, sí hay publicado de ella. Pero aquí, ya sabes, lo que se publica.

Un abrazo

Stalker dijo...

Say!

Olvidé la entrada de mayo, perdona el despiste...

tarde o temprano conseguiremos esos libros, que nos harán respirar.

En los infiernos musicales de Alejandra Pizarnik he pasado muchas noches. Noches tectónicas de puro temblor y entraña. Eso no se olvida.

un abrazo fuerte

Say dijo...

Stalker,
es que desde mayo ha pasado tiempo. Es normal que lo hayas olvidado.

Sí, creo que en pequeñas editoriales, quizás, poco a poco, se irán publicando estos libros.

En esos huecos de vida tan ferviente y en esas llamas musicales también he ardido yo en días y noches de entraña, de amor, de soledad, de fragilidad y de fuerza...

Un fuerte abrazo

Un joven memorioso dijo...

Que cosa más triste..no saber estar cuando se llega. Pero será más triste no llegar y no tener la posibilidad de irse?

Say dijo...

joven memorioso,
sí, creo que no llegar será peor. Siempre llegamos a algún lugar para sentirlo todo, aunque después uno se sienta desubicado, o solo, o perdido y tenga esa necesidad de búsqueda permanente...

"Esta vida es un hospital en que cada enfermo siente el ansia obsesiva de cambiar de cama. A unos les complacería padecer junto a la caldera; otros, en cambio, creen que sanarían al lado de la ventana.
Siempre se me antoja que estaría mejor allá donde no estoy, y esta cuestión de mudanza es una de las que discuto constantemente con mi alma..." C. Baudelaire

emmagunst dijo...

Gracias Say por tus palabras, se te extraña...

Mundo Aquilante dijo...

No se sabe estar cuando no se sabe ser... Ardua tarea...

Saludos desde Mundo Aquialnte!

Say dijo...

Mundo Aquilante,
a veces, tenemos que decir como Julio Cortázar: “ ‘Yo’ nada tengo que ver conmigo mismo”.

Es que somos complicadas...tantas yoes...

Un saludo!