sábado, 24 de marzo de 2012

Peces y estrellas

cuando llegué a casa no vi en la escalera el cochecito lleno de guirnaldas de plástico, con formas de peces y estrellas, me gustaba verlo en el silencioso hueco de la escalera mientras esperaba el ascensor. en viajes laborales falto de mi vida, y cuando regreso, muchas cosas están perdidas. siempre siempre amé saludar a O., siempre sola, con su niño en el cochecito. las personas más hermosas que he conocido, todo el pensamiento desfigurado, pocas palabras, una inteligencia sublime, no alardean de nada, reíamos cuando ella dijo que era camarera en un bar y le conté que yo también había sido camarera en un bar, pequeños trazos, en la comunicación intuitiva un montón de cosas que amo, un montón de cosas que me parecen preciosas. me han dicho que ella llamó a mi puerta antes de irse. extraño a los seres frágiles...tanta ternura, mi suéter de lana en ochos azul marino cuando le di la lista de direcciones del administrador, la lectura del agua y de la luz, cómo me siento, no sé. cuando las palabras se hunden...palabras en el suelo, todo roto. me gustaría que vinieras para abrazarme, en las antiguas baldosas de este piso, hacer el amor...mis manos sangrando…que tú estés aquí, que pueda mirarte…en estas perforaciones del deseo, pongo algo de brisa...también escuchar cd´s de Bob Dylan me calma. O Sarah Jaffe…

http://youtu.be/MPOnh6R1cOA

Imagen, Alex Grasioli

8 comentarios:

stalker dijo...

Say:

sin palabras... uno se queda mudo, descalzo ante entradas así: como si no quisiera perturbar el sueño de los osos que hibernan

descalzo en la entrada de la cueva: el refugio tibio

los pequeños trazos de fragilidad que detectas con palabras-zahoríes, horadándonos abajo, buscándonos el pulso secreto: una delicadeza de escritura sensitiva, desde el cuerpo telúrico, arcaico, estremecido

desde estas ramas volaremos a otros árboles, aún no visibles

un abrazo desde otro pequeño trazo

Say dijo...

qué precioso lo que dices,

mi querido búfalo,"descalzo en la entrada de la cueva",

tienes las estrellas de la noche, esas inundaciones en el alma de ingravided y de belleza, brillando sobre tu cuerpo,

los vertiginosos destellos, esos trazos pequeñisimos, el corazón en el bum, bum, bum

a veces, nos estamos rompiendo, porque no sabemos gestionar nada, sólo sabemos sentir,

encontramos en otros seres trazos pequeños que significan todo.

en un deslizamiento y un vuelo de ternura, "desde estas ramas volaremos a otros árboles, aún no visibles"

un abrazo desde ese trazo percibido

ana dijo...

siempre tus palabras son tan bellas, tan caricias, una no te lee, una te va sorbiendo, una va esperando que la palabra se deslice sobre la piel y arrulle...palabras zahoríes, para sorber a Stalker...y tú sabes cuando las palabras van al suelo, todo roto... ahí estoy

un abrazo

Say dijo...

ana,
la compulsión, y el alma,

seres a los que nos entregamos con una oración de amor,

como una caricia sobre la piel desnuda,

con esa vida ardiente de la ternura,

mundos de sed, y de fuego,

cuando algo está clavado dentro, cuando no podemos dormir de amor y de fiebre,

horizontes imposibles, heridas, las palabras caen al suelo,

sí, anamaría, yo sé cuando las palabras van al suelo, todo roto...

un abrazo preciosa mujer

c c Rider dijo...

Una exploración de sensaciones que dejan el latido en la lengua, y casi puedo decir algo, pero una semilla de amapola se abre y ya basta. La poesía en los pliegues y sentir el rio, la pausa marina, el presagio ignoto, la rama golpeada por el viento, guarecerse en la sombra autosuficiente…
un
abrazo

Say dijo...

"y casi puedo decir algo, pero una semilla de amapola se abre y ya basta"

y lo dices todo,

como una fruta sobre el regazo, suavemente se alza la mano para ofrecerla...

un fuerte abrazo cc, guarecidos en la dulce sombra y con el sabor fragante del jugo

Maia dijo...

Hay personas que jamás sabrán cuánto han marcado nuestra vida con esa aureola anónima de ternura, con toda esa "fragilidad inquietante de la vida" contenida en su mirada o su risa...

Say dijo...

Maia,

...y hay personas que jamás sabrán hasta qué punto fueron amadas...

hasta qué punto la carne,

el alma...se estaba ofreciendo.

Ya sabemos que la vida pone frenos...tantos obstáculos...

la vida es una camisa de fuerza...

pero,

amo,

profundamente,

a las mujeres llenas de tanto existencialismo, de efervescencia apasionada...de tanta inteligencia...de amor, de amor...

Maia...un beso