miércoles, 4 de diciembre de 2013

Sam Szafran - Escaleras



Escalier 54 Rue de Seine, 1990



Escalier et rampes


Sam Szafran por Martine Franck


Sam Szafran nos muestra cómo piensa el ojo. Szafran nos hace mirar. Repite un tema específico. La inmersión en escaleras vertiginosas hasta casi la extenuación. Logrando una abstracción donde desaparecer sin abandonar la afirmación desesperada. En un remolino galáctico podemos distinguir de forma oblicua la pequeña y extraordinaria semejanza de un ser humano fragmentado. Escaleras que comienzan en cualquier lugar y llevan a ninguna parte para empezar de nuevo. Escaleras que parten de la nada y terminan en la profusión. Escaleras donde el descenso es un continuo ascenso y el vacío tan denso como una nada blanca. Las espirales de las barandas trazan fragmentos en escaleras invisibles que sin embargo flotan bajo los tragaluces y las ventanas, más azules que el cielo...