martes, 5 de febrero de 2013


Duane Michals, Sueños de la tierra

En la noche, un billón de sueños
Flotan hacia arriba y hacia fuera
De la tierra como pompas de jabón.
Cada uno con una ilusión en su interior.
Y navegan en silencio
Como susurros en el espacio.
Algunos alcanzan Andrómeda
Y las galaxias más distantes.
Donde explotan,
Y las estrellas se duchan 
Con los sueños de la tierra.

(el poema de Duane Michals, EARTH DREAMS)

2 comentarios:

c dijo...

say,
recuerdo un libro de Michals, antes de haber cursado fotografía y en parte motor para tal propósito, lleno de juegos/poemas de imágenes, delicadas y con un respeto/inocencia del ojo que incide cual bisturí en el cuerpo todavía vivo. Tal vez por sugerir deslizando la poética como dinámica revolucionaria. Descripción meditativa diría. O en sus palabras “La idea ha de saltar sobre la descripción, y extraer ese algo que tiene dentro y mostrar lo que algo «es”… Si alguien está llorando, mostrar la naturaleza de su pena, expresar por qué está llorando. Si muestras a un hombre viejo, expresar lo que siente.” Silente y sensual. Entiendo así un poco su odio por Mapplethorpe (del cual leí recién una bio de j. Fritscher) y la “falta de afecto”, o actitud abúlica ante el retrato.

Y las estrellas se duchan
Con los sueños de la tierra.

quién escribe así, sabe mucho más de la imagen que la propia imagen

abrazos en secuencia

Say dijo...

c,
qué impulso hermoso el que te ofreció e inspiró Michals antes de hacer tu curso de fotografía,

siguiendo su principal idea: permitir que la energía creativa se exprese por sí misma,

el mundo, fuente de las ideas, el pensamiento, la mente, y la conciencia, las que crea y poetiza ese mundo para poder expresarlo...

como dices, somos parte revolucionaria de esa dinámica poética, nuestra propia angustia sería insoportable sin esos procesos creativos, mostrar lo que algo “es”...

como el fragmento de Michals que traes, sobre el dolor...

sobre su aversión a Mapplethorpe, estará fundamentado en que Mapplethorpe, aunque su obra abarca temáticas y expresiones variadas, como retratos y sus fotografías de orquídeas y lirios de agua, parece que conscientemente se centró en los temas controvertidos para mantener el renombre conseguido por las polémicas fotos, de homoerotismo, bondage, sadomasoquismo, etc. creo que Michals lo que critica de esas fotografías es el negocio creado alrededor. a Mapplethorpe se le cuestiona por haber utilizado a hombres afroamericanos, y que esos hombres hayan sido objeto de explotación,

no sabremos nunca qué tipo de conciencia íntima real movía a Mapplethorpe, si ese lucrativo negocio pudo con él o qué...porque lo inicial ya no era.

Michals es también homosexual, de forma abierta, así que por sus críticas a Mapplethorpe no se le podrá acusar de homofobia. pero lo que no le gusta es la utilización ni la trivialización interesada de la miseria y el dolor de los otros, y yo estoy de acuerdo con él.

él abomina de eso que los adalides de la cultura dictan lo que es arte, eso que al arte llaman “producto”.

como dices c, que el propósito no sea perseguir únicamente celebridad y negocio, sino la creación con un respeto/inocencia del ojo que incide en esa necesidad vital,

un abrazo c, en sencillas secuencias,

soñando sueños que como susurros en el espacio flotan hacia las estrellas...