martes, 5 de junio de 2012

mapa del cielo


“Incluso cuando no se tiene en mente escapar, 
uno siempre se dirige a un puerto. 
Los puertos quedan en el fin del mundo”

Jean Genet, "Nuestra Señora de las Flores"

2 comentarios:

Tranquilino González dijo...

Hay puertos impiadosos...

Say dijo...

“Me gusta jugar a inventar las formas que tiene el amor para sorprender a la gente. Llega como Jesús al corazón de los ardientes, viene igual de taimado, como un ladrón. (…)
Amarse como, antes de separarse, dos jóvenes boxeadores que se pegan (no combaten), se desgarran la camisa el uno al otro y, cuando están desnudos, estupefactos de ser tan bellos, creen estar viéndose en un espejo, quedan boquiabiertos un segundo, sacuden –con la rabia de estar atrapados- sus cabellos enredados, se sonríen, con una sonrisa húmeda, y se abrazan como dos luchadores de lucha grecorromana, encajan sus músculos en las conexiones exactas que ofrecen los músculos del otro y se dejan caer hasta que su tibia esperma, salpicando, traza en el cielo una vía láctea en que se inscriben otras constelaciones que yo sé leer: la constelación del Marinero, la del Boxeador, la del Ciclista, la del Violín, la del Espahí, la del Puñal. Y así se dibuja un nuevo mapa del cielo en las paredes de la buhardilla.”
Jean Genet, Nuestra Señora de las Flores

así es Tranquilino, hay puertos impiadosos llenos de exuberancias salvajes...

"Decidí vivir con la cabeza inclinada y seguir mi camino hacia la oscuridad, exactamente lo opuesto que usted, para explotar el otro lado de su esplendor” Jean Genet, Diario de un ladrón