lunes, 6 de diciembre de 2010

Nexo



Mi manera de amarte es sencilla:
te aprieto a mí
como si hubiera un poco de justicia en mi corazón
y yo te la pudiese dar con el cuerpo.

Cuando revuelvo tus cabellos
algo hermoso se forma entre mis manos.

Y casi no sé más. Yo sólo aspiro
a estar contigo en paz y a estar en paz
con un deber desconocido
que a veces pesa también en mi corazón.

Antonio Gamoneda
Imagen, Emmanuel Sougez

4 comentarios:

Curiyú dijo...

Aunque no alcance el cuerpo para abrazar todo lo que queramos, hay que morir en el intento.

emmagunst dijo...

belleza pura, el amor es tan condenadamente simple y bello!!! porqué cuesta tanto?

Say dijo...

Curiyú,
Hay que intentarlo siempre. Qué mejor intento que ese!

Say dijo...

emma,
al amor lo hacemos demasiado complejo, a veces. Con lo sencillo que debería ser!