domingo, 15 de septiembre de 2013

Navokov



"He cazado mariposas en diversos climas y con diversos disfraces: como guapo niño con pantalones cortos y gorra de marinero; como larguirucho expatriado cosmopolita con pantalones anchos de franela y boina; como gordo anciano de calzón corto y cabeza descubierta. La mayor parte de mis vitrinas han tenido el mismo destino que nuestra casa de Vyra". decía con  la melancolía de quien se sentía degradado por los bolcheviques, que incautaron propiedades de su noble y acaudalada familia.

su esposa, Vera, se encargaba del volante. mientras vivieron en Europa, cada verano viajaban hacia el sur, sobre todo a los Pirineos, para, armados de redes y paciencia, perseguir, cazar y clasificar lepidópteros. "En verano de 1929, cada vez que atravesaba andando un pueblo del Pirineo oriental, y volvía casualmente la cabeza, veía detrás de mí a los campesinos congelados en las diversas poses en las que mi paso les había encontrado, como si yo fuese Sodoma y ellos la mujer de Lot. Un decenio después, en los Alpes marítimos, noté una vez que la hierba se ondulaba de forma serpentina a mi espalda, porque un gordo policía rural se arrastraba sobre su barriga tras de mí para asegurarse de que no intentaba cazar pajarillos (...)"

una vez que se establecieron en los Estados Unidos, hicieron casi 200.000 kilómetros en automóvil, entre 1949 y 1959, con el mismo objetivo. los científicos académicos le tomaron bastante a cachondeo, sobre todo porque era partidario de una clasificación de las mariposas basada en la forma de sus órganos genitales, (el señor Navokov y los científicos académicos -que cuando Navokov alcanzó fama mundial, acabaron dándole la razón, tendrían que meterse ellos mismos con su imbecilidad y grandilocuencia, en un sobre como el de arriba y mandarse lejos, lejos, lejos)

Vladimir Navokov, dictó clases de literatura en la universidad para mujeres Wellesley Collage, donde se cree que estudió el comportamiento femenino para seducir, lo cual le posibilitó crear el personaje de Lolita con tanta "perfección"...

dijo en una ocasión: "Pienso como un genio, escribo como un autor distinguido y hablo como un niño"


"Nunca quise mariposas clavadas en un cartón." Julio Cortázar, en el prólogo de "Salvo el crepúsculo"