domingo, 7 de abril de 2013

las cosas que he visto hoy


He visto a mi madre. me despido de ella hasta dentro de unos cuantos meses. la escucho en el desayuno. nunca llegará a saber cuánto la quiero...no.  no sabe lo que ocurre dentro de mí. había una vez una niña que nació de los lobos, desde la mañana de su nacimiento ella recordaría el estruendo metálico de las herramientas quirúrgicas, el estrépito sobre la mesa , la sal de la sangre pesada en la nariz de su madre...



me voy, cuando viajo en avión..quisiera seguir el vuelo...la sabiduría tranquila del mar, la belleza de las águilas en vuelo, sonrisas, comprensión, un gato amigable, tulipanes de color naranja en el vaso de cerámica y el comienzo de los ciruelos en flor en el parque que he descubierto...

  

rueda de las delicias, me recuerda a Gia, una niña de 6 años...lo que más le gusta es pintar acuarelas...




mis trazos son así, mis constelaciones, dibujos enfermos y tranquilos, persianas dibujadas contra el mundo, formas de llorar y de amar, rayas, líneas, nombres, montañas, peces rojos... 



mi bosque vibrante para ti...



un disco blanco, la luz en su teatro de sombras, una brizna de viento produce un movimiento, un cambio continuo...la delicadeza de la espera en ese temblor...!!!)


mis mudanzas y líneas en mi vida, esta obra siempre me recuerda la escalera de madera blanca viejísima que había perenne en el patio de la casa del sur, que era gigante y a la que a mí me gustaba muchísimo subir...





la bicicleta desde mi infancia ha sido una de mis formas de excavar túneles para escapar tan rápido tan rápido como las cadenas recién engrasadas me lo permitían...siento dulzura al pensar, mi erizo azul y yo pedaleamos siempre y siempre...



hoy he escuchado a Leonard Cohen, como siemore de forma desesperada y cauterizadora,  su música me estremece. en todas las versiones de "Dance Me To The End of Love" quiero bailar con ella  hasta el final del amor...




 good night, cada noche, mi amor...



Imágenes: Büşra Aktas, Cédric Buchet, Braque, Les Étoiles, Lygia Pape, Max Brand, mi bosque vibrante, Alexander Calder,  Zarabanda, Antoni Tapies, mon blues bicycle, Bo Bartlett, Jane Campion,

18 comentarios:

EMMAGUNST dijo...

la despedida con tu madre, ya ahí me hiciste lagrimear, después ni te cuento...

marcela dijo...

Say, bello. igual que las ilustraciones, lo mismo que tu corazón. Besos.

Say dijo...

emma,
el templo de la casa materna, y todo el viaje hacia delante, se sigue adelante, hacia el amanecer...

Say dijo...

gracias marcela,
ay, mi corazón...sin moderación de todo lo que siente al tocar las cosas, tratando de enviar señales...


un beso grande!

Stalker dijo...

un regalo increíble nos has hecho: el bosque vibrante, la bicicleta, el vuelo, el corazón materno prolongándose en la respiración de la hija, el mundo de acuarelas, el pensamiento salvaje, el pensamiento lobo, las huellas que leerá el asombro, o la atención, o la mirada amante, la sublime embriaguez, la levedad del juego, las líneas sutiles que despiertan constelaciones entre la sístole (el Cielo) y la diástole (la fragilidad, la vida dentro), el arrobamiento sublunar del juego de los niños, el placer de las etimologías, el tacto insomne de un animal al acecho, el fuego de una canción que danza en quieta infinitud: espacios para el reconocimiento y el sosiego más allá del ego y la vida medida, exigente, mercantilizada...

ha sido increíble y lo que digo no es nada, no es huella, no es lobo, porque la alegría al leer algo así no se escribe: crece, nos hace crecer, nos ofrece la morada y el juego, el placer de la Posibilidad...

infinitas gracias por estas teselas danzantes, estos fragmentos de vida delicadamente unidos!

un abrazo!

Darío dijo...

Leerte fue como si vientos intermitentes me azotaran la cara. Una belleza.

Carmela dijo...

Siempre me gusta pasar por aquí, ya un día te dije que cuando son palabras tuyas me gusta especialmente, pero hoy, hoy me dejas totalmente atrapada. Y si me conocieras sabrías que no son solo palabras, ;)
Un beso, Say

Say dijo...

Stalker,
el animal resopla, exhala, lame, ojos que brillan como velas en la noche...el amor, la emoción cayendo, el silencio es dulce y las lágrimas...la música, el sosiego de mis constelaciones...la Posibilidad,

gracias a ti, Stalker, por tantas cosas, por la mirada en la vida de esa manera...



Say dijo...

Darío,
qué preciosidad lo que has dicho, gracias por esas palabras...

Say dijo...

Carmela,
sé que lo dices de verdad...

en este tiempo te he conocido en el asombro y la belleza de tus imágenes...que transmiten tantas cosas de ti...

un beso enorme

Anónimo dijo...

creo que debes decir a tu madre cuanto la quieres siempre que sientas ese deseo irrefrenable...
la vida es frágil

un beso

rama

Say dijo...

estoy pensando en ese sentimiento, en lo furioso que se manifiesta, lo verdaderamente tocada por las palabras que una quisiera decir...

la vida es frágil, sujeta por pequeños hilos azules...

un beso rama!

fiorella dijo...

Leerte es un remanso, también lo son los comentarios de los que pasan por acá. A veces poner palabras a un sentimiento así, tal cual transmitís...cuesta lo suyo, al menos a mí. Un beso

Say dijo...

hola fiorella!
me pasa como a ti, también me cuesta decir algunas cosas,

en los sentimientos es tan extremada la vulnerabilidad, además yo creo que por imposibilidad no se puede poner en palabras, sólo, realmente, el 10 0 15 por ciento de la magnitud...

por eso comprendo a Hopper,

“Si pudiera decirlo con palabras, no habría razón para pintar.” Edward Hopper

el seísmo de adentro...

síi, sí, es cierto, los comentarios de los que pasan por acá y también las visitas silenciosas...todo ocurriendo en ese mundo de ternura que produce persistencia azul y roja..

ay, (por qué me provoca tanta euforia ese acento uruguayo, argentino, venezolano...!!! :))

acá mi beso grande para ti, hermosa uruguaya!

marcela dijo...

Say, mi madre era todo cuanto tenía, soy sola y al despedirme de ella cada vez que iba a visitarla al llegar a la puerta se me encogía el corazón. La veía frágil-y había sido muy dura- y una ternura casi salvaje me invadía para durarme las cuatro horas del viaje de vuelta. No le dije muchos te quiero, pero más tarde cuándo perdió un poco la cabeza me abrazaba sin parar y nos decíamos "te quiero" de forma compulsiva.
Cuandomurió después de dos años de amor fui feliz de haberla tenido cerca..tan lejos.
Un beso

Say dijo...

marcela,
es muy hermoso, esos dos años de plenitud de amor con tu madre,

“–y había sido muy dura-“ dices,

pero hace falta observar la historia de las mujeres para comprenderlo todo. a las mujeres se les ha exigido tanto. psicológicamente han tenido que aguantar tal presión social y cultural. mujeres obligadas a asumir un papel muy duro en este mundo patriarcal, obligadas a obedecer desde generaciones los principios cristianos del deber ser de una mujer, madre y esposa perfecta las 24 horas del día, siglos de sometimiento bajo ese gran ojo, cruel, glacial del patriarcado que también ha castigado y reprimido los gestos de amor y ternura hacia las hijas...

por eso cuando tu madre “perdió un poco la cabeza”, liberada de represiones y vergüenzas, sin mitologías culturales de ningún tipo y libre de ataduras, hizo visible su amor por ti...

y vaya dos preciosos años de amor, marcela!!

ana dijo...

Me sacas del silencio estremeciéndome. La delicadeza de todo lo que muestras, los trazos de amor que salen de las hijas a las madres y viceversa, esas fràgiles constelaciones que se entrelazan en la infancia y permanecen, "perennes", como en la escalera en el patio, en cualquier patio, en todos los patios.. y las despedidas,siempre las despedidas con el amor a cuestas..
preciosa cada imagen, cada palabra tuya, dance me to the end of love..

abrazo desde el acuarela de mis seis años
anamría

Say dijo...

anamaría,
imagino tu silencio lleno de tanta dulzura, encendido de pasión siempre, dando nacimiento a brillantes estrellas...,

los trazos de amor que salen de las hijas hacia las madres, la caja mágica de la infancia, el archivo de las olas por dentro y por fuera, lo rescatado calcinado, la niña en su maraña de escapadas. esta es la casa, poner el corazón hacia abajo, las hojas estarán ahí, nos mantendrán, hasta encontrar el camino de regreso...

el acuarela de los seis años, anamaría...ardiendo los colores, la suavidad del pincel apaciguando la turbulencia...,

las despedidas, las ausencias y la música para recordar,

los cuerpos es la música, de amor y de fiebre,...dance me to your beauty with a burning violin dance me to the end of love...