sábado, 8 de febrero de 2014

el medallón



"Una escritora de San Petersburgo, Lydia Avílova, de 24 años, se enamoró de Anton Chejov. En cierta ocasión le envió como regalo un medallón de los que antes se colgaban de la cadena del reloj que cruzaba el chaleco. En una cara había hecho grabar el título de una antología de cuentos de Chejov, y en la otra: “página 267, líneas 6 y 7”. Recibiría este regalo el escritor y es lógico pensar que buscaría la página y las líneas que ella le indicaba. Encontró que correspondían a la frase de un cuento suyo: "Si un día quieres mi vida, ven y tómala."

“Desde los bosques nevados. Memoria de escritores rusos”, Juan Eduardo Zuñíga