lunes, 26 de agosto de 2013



ORIGEN DE LAS DOS FRIDAS
=Recuerdo=
Debo haber tenido seis años
cuando viví intensamente
la amistad imaginaria
con una niña..de mi misma edad
                         más o menos.
En la vidriera del que
entónces era mi cuarto,
y que daba a la calle
de Allende, sobre uno de
los primeros cristales de la venta-
na. echaba “baho”.
Y con un dedo dibujaba
una “puerta”..........
Por esa “puerta” salía en la
imaginación, con una gran
alegría y urgencia. atrave-
zaba todo el llano que se
miraba hasta llegar
a una lecheria que
se llamaba PINZÓN...Por
la O de PINZÓN entra-
ba y bajaba intempestivamente
                 al interior
de la tierra, donde
“mi amiga imaginaria” me
esperaba siempre. No re-
cuerdo su imagen ni su
color. Pero sí sé que era
alegre-se reía mucho.
Sin sonidos. Era ágil.
y bailaba como si no
tuviera peso ninguno. Yo
la seguía en todos sus
movimientos y le contaba,
mientras ella bailaba,
mis problemas secretos. ¿Cua-
les? No recuerdo. Pero ella
sabía por mi voz todas mis
cosas...Cuando ya regre-
saba a la ventana, entraba
por la misma puerta dibu-
jada en el cristal. ¿Cuando?
¿Por cuanto tiempo había estado
con “ella”? No sé. Pudo
ser un segundo o miles de
años..Yo era feliz. Desdi-
bujaba la “puerta” con la
mano y “desaparecía”. Corría
con mi secreto y mi ale-
gria hasta el último rincón
del patio de mi casa, y
siempre en el mismo lu-
gar, debajo de un árbol
de cedrón, gritaba y
reía. Asombrada de estar
Sola con mi gran felicidad
y el recuerdo tan vivo de
la niña. Han pasado 34 años
desde que viví esa amistad
mágica y cada vez que la
recuerdo, se aviva y se acre-
centa más y más dentro
de mi mundo.
PINZÓN 1950, Frida Kahlo
LAS
DOS
FRI-
DAS
Coyoacán

Allende 52