viernes, 21 de junio de 2013

poesía y rabia que denuncia


Por Sonia Sánchez

La asquerosa dignidad de la pobreza
De La puta esquina: Campo de concentración a cielo abierto

Donde está la dignidad en la pobreza?
Tomé la decisión de no ser más empleada doméstica, con la misma fuerza de cuando dije basta a la prostitución.
Fregando la mugre en una de las tantas casas que limpiaba hasta hace dos días, me puse a pensar ¿Dónde está la dignidad en este trabajo? ¿yo me siento digna fregando la mugre de las personas ricas y clase media? ¿Qué es dignidad?, ¿Qué es pobreza? Que es para mi como mujer pobre la dignidad?, como la vivo? ¿Cómo la padezco? ¿Cómo la disfruto?

Odio la dignidad del pobre y de la pobre!!!!

Para mi esa dignidad es otro maquillaje que suaviza y tapa carencias, olvidos, maltratos, y violaciones.
= Mejor ser pobre, que ladrón
= mejor ser empleada doméstica que prostituta
= yo soy pobre pero digna.

La palabra dignidad es el corsé que te sujeta, que no te permite mover del lugar donde estas, así con este maquillaje asqueroso yo soy útil para todos los sistemas.
Soy mujer pobre y estoy harta de ello, de los padecimientos, de las faltas, de los abusos,

Estoy harta de “ser digna” para obtener planes sociales,
Estoy harta de “ser digna” madre,
Estoy harta de “ser digna” empleada doméstica,
Estoy harta de “ser digna” feligresa para la iglesia,
Estoy harta de “ser digna” esposa,
Estoy harta de “ser digna” amante,
Estoy harta de “ser digna” militante,
Estoy harta de “ser digna”.
Estoy harta.

Todas estas “dignidades” son corsé que nos sostienen en estas violencias.
La pobreza es violencia psicológica, material, e institucional, no hay nada allí que te dignifique,

Pobreza + maternidad = tortura

La maternidad es violencia, maquillada de romanticismo, y también un trofeo de guerra de los varones violentos.
Ser ama de casa es otra violencia en la mujer, cocinar, planchar, fregar, bordar, tejer, coger y parir, y administrar la pobreza, donde está la dignidad allí?
Todo es violento,
Soy pobre, y el estado me da planes sociales = dignificada
Soy pobre y puta, el estado me da planes sociales + 7000 forros por mes = dignificada
Soy pobre y adolescente embarazada, el estado me da el plan mamita = dignificada
Soy cartonera, revuelvo la basura para comer, y el estado me llama recicladora social =dignificada.
Soy mujer pobre violada sistemáticamente en la prostitución, el Estado y la Central de Trabajadores de Argentina (CTA) me etiquetan de trabajadora sexual = dignificada
Dice Naty Menstrual: “yo no sufro de transito lento, me cago en todo”, y yo estoy haciendo lo mismo.
Me cago en la dignidad de la pobreza!
Me cago en la dignidad de ser mujer honesta!
Me cago en la dignidad de ser ama de casa!
Me cago en la dignidad de la maternidad forzada!
Me cago en la dignidad del romanticismo en la maternidad!
Me cago en la honra de la mujer!
Me cago en la dignidad de ser empleada doméstica!
Me cago en la dignidad de ser buena hija!
Me cago en la dignidad de ser buena hermana!
Me cago en la dignidad de ser buena madre!
Me cago en la dignidad! y

“Si no me encuentras es porque Salí a buscar a la felicidad”
Sonia.



La carne Atontada: el juguete de las feministas
De La puta esquina: Campo de concentración a cielo abierto


Hasta cuándo las feministas, seguirán siendo parásitos de las putas?
Hasta cuándo?
Cuándo se atreverán a la invitación de mirarnos en un mismo espejo? Hasta cuándo seguirán robándonos la voz?
Hasta cuándo seguirán siendo nuestras intérpretes? Hasta cuándo seguirán haciendo proyectos sobre nuestros cuerpos?
Hasta cuándo seguirán coptando nuestros espacios? Hasta cuándo seguirán regulando nuestras vidas?.
Nosotras, las putas, somos el objeto disponible, la carne atontada de ellas, que a su vez son un engranaje más del estado patriarcal. Así como la prostitución nos expropia a través del fiolo, prostituyente-torturador nuestros cuerpos, también el feminismo nos expropia el saber, la palabra, la rebeldía y desobediencia, para convertirnos en carne sin verbo, en carne atontada.
Cuándo te atreverás feminista en ponerte en cuestión? En correrte de ese lugar cómodo en el que estás?
Cuándo te atreverás feminista a escribir libros sobre tu propia crisis?
Cuándo te atreverás feminista a describir-escribir tus miedos, angustias, dolores, enfermedades, abortos, mentiras, e hipocresías?
Cuándo te atreverás feminista a decir basta a este uso obsceno hacia nosotras?
Cuándo te atrever

ás feminista en comenzar a trabajar en el desenmascaramiento tuyo como expropiadora?
Cuándo te atreverás feminista a reconocerte públicamente como objeto atontado de las agendas internacionales?
Cuándo te atreverás feminista a buscar, cuestionar, la puta que llevas dentro?
Cuándo te atreverás feminista a fragilizarte?
Cuándo nos dejaras de ver como personas ignorantes?
Cuándo te atreverás feminista a romper con tus intereses conservadores de clase?
Cuándo te atreverás feminista a cuestionar tus privilegios de mujer burguesa?
Cuándo te atreverás feminista a embarrarte en mi cotidianidad?
A vos feminista te pregunto:
Cuál es tu puta esquina?
¿La Identidad?
¿El Cuerpo?
¿El Lenguaje?
Yo, la puta, tu puta, me niego, a que sigas hablando por mí, de mí.
No si antes no hablas de vos,
No si antes dejas de ser cómplice de este sistema proxeneta,
No si antes dejas de ahogarme,
No si antes cuestionas tu pobreza espiritual, intelectual, y mediocridad,
y sin afán de venganza te invito a desobedecer y dejar de ser el falo feminista del patriarcado.


Sonia Sánchez. Activista feminista.  A sus 17 años viajó desde su ciudad natal a Buenos Aires  para trabajar como empleada doméstica.  El pésimo salario la llevó a renunciar  y a vivir en la calle. Allí encuentra la prostitución. Durante 6 años fue explotada sexualmente. Hoy día une su experiencia de vida a la reflexión teórica y política sobre temáticas de género, trata de personas, y prostitución. Durante un tiempo estuvo en Ammar, pero fue expulsada, junto con otras compañeras por disentir con la asociación en que la prostitución era un "trabajo sexual", al dar su opinión (después de mucho reflexionar sobre el tema). Ella considera a la prostitución una violación y está en contra de su legalización y reconocimiento como trabajo.

“Me gusta nombrar las cosas por su nombre. Uso la palabra puta porque no permite disfrazar, ni mentir. Si vos decís mujeres en situación de prostitución o trabajadoras sexuales, estás maquillando la realidad. La prostitución es violencia y humillación, no es trabajo. El hambre y la vulnerabilidad fabrican  putas y lo grave es que hoy la explotación sexual está organizada y globalizada” Sonia Sánchez

************                                         

Jo Carrillo

Y cuando se vayan, llévense sus retratos

A nuestras hermanas gringas
amigas radicales
les encanta tener retratos de nosotras
sentadas junto a la máquina de fábricas
manejando un machete
en pañuelos brillantes
cargando niños morenos amarillos negros rojos
leyendo libros de las
campañas contra el analfabetismo
cargando ametralladoras bayonetas bombas navajas
Nuestras hermanas blancas
amigas radicales
deben pensarlo
de nuevo.

A nuestras hermanas gringas
amigas radicales
les encanta tener retratos de nosotras
andando por el sembrado en el sol ardiente
con sombrero de paja si somos morenas
pañuelo si somos negras
en faldas de tejido brillante
cargando niños morenos amarillos negros rojos
leyendo libros de las campañas contra el analfabetismo
sonriendo.
Nuestras hermanas gringas amigas radicales
deben pensarlo de nuevo.

Nadie se sonríe
al dar frente al día
excavando pedazos de uranio como recuerdos
o limpiando detrás de
nuestras hermanas gringas
amigas radicales

Y cuando nuestras hermanas gringas
amigas radicales nos ven
en carne viva
no como su propio retrato,
no están muy seguras
si
les encantamos tanto.
No somos tan felices como nos vemos
en
su
pared.


De Esta Puente, Mi Espalda. Voces de mujeres tercermundistas en los Estados Unidos

Jo Carrillo. Chicana nacida en Nuevo México en 1959, radicó por una temporada en California pero ha regresado a Nuevo México donde vive desde 1983. Actualmente es abogada. De Esta Puente, Mi Espalda. Voces de mujeres tercermundistas en los Estados Unidos, (Castillo – Mogara, 1988)

4 comentarios:

Carmela dijo...

Voces libres y sin adornos, sinceras y directas.
Un beso, Say

Say dijo...

Carmela,
me encanta la escritura de estas poetas, como dices, voces libres y sin adornos, sinceras y directas.
estos poemas sacuden el alma y la conciencia,

desenmascaran hipocresías disfrazadas de solidaridad. hay ongs que se lucran de las subvenciones que los gobiernos les dan. serán personas que vivirán con comodidad de la desgracia de aquellos a los que dicen ayudar.

y no vamos a ser cómplices de ellos, al contrario, destapar, mostrar y denunciar,

un beso, Carmela!

Miriam Tessore dijo...

Vuelvo más tarde! hay mucho por leer! interesante, apasionante...
un abrazo Say!!!

Say dijo...

Miriam,
la lectura de estos poemas impacta,

es como caer desde cierta altura por una corriente de agua salvaje, agita la mente y las conciencias...

un fuerte abrazo!!