lunes, 11 de octubre de 2010

Marta, rojo y su gato Russo


Desde hace días el hospital se ha convertido en mi segunda residencia.

Bajo a la planta de pediatría. "Se parece a mi gato Russo", dice una niña que señala el dibujo de mi bolso. "También se parece al mío", respondo mientras me descuelgo el bolso del hombro y lo dejo sobre una camilla. "Me gustan los colores...naranja, verde, amarillo, rojo...los corazones...Tengo dibujos en mi habitación ¿vienes y te los enseño?". Me habla con la mirada ilusionada, lo único visible de su rostro que la mascarilla cubre. Le contesto que sí y desde entonces paso el primer rato de cada día con ella, nada más llegar al hospital.

Mi hermana que está ingresada, ya sabe que el motivo de mi tardanza se llama Marta, tiene seis años, mucha alegría y construye planes y sueños con sus lápices de colores.

Rojo



“Voy a decir sin reservas que desde mi punto de vista no puede haber abstracciones. Cualquier forma o zona que no tiene la concreción palpitante de carne y huesos, su vulnerabilidad al placer o dolor, no es nada en absoluto. Cualquier imagen que no proporciona el entorno en el que el aliento de la vida puede ser elaborado no me interesa.”


De "An Art that lives and breathes" - Mark Rothko: Biographie, James E.B.Breslin. Chicago, 1993.



Estos días en un hospital he encontrado "la concreción palpitante".

Sueños que desbordan




Imagen de Franck Juery

Marta



El arco iris que me ha traído Marta.

viernes, 1 de octubre de 2010

No sé estar


No sé estar cuando me quedo

Nada late.

el otro mira, dispara un entusiasmo que no estalla.
Tan liso está el verbo
tanto sé hoy que
ni relato ni explicar.

Horas enteras
de silencio placé,
en cada lengua sugerir
partir debo.

Puedo seguir estando como un gesto,
siempre me voy

no sé estar cuando me quedo.

Andrea Gutiérrez

Imagen de Angela Bacon

Lecciones de abismo


eliges la senda más triste
un paisaje verde: glacée
así acaban los otoños

porque saltamos sin red, para eso tomamos “lecciones de abismo”
Debo ser amable
buscar acciones que me hagan sonreir
Así sobrevivimos
tú y yo, mi alien favorito
fuera de la matriz
al igual que grandes Osos-blancos sobre los témpanos de Groenlandia.

Chus Pato

Imagen de Bruce Davidson

Canción de Amor de la Joven Loca


Cierro los ojos y el mundo muere;
Abro mis párpados y todo vuelve a nacer.
(Creo que te inventé en mi mente).

Las estrellas salen danzando en azul y rojo,
Sin sentir galopa la negrura:
Cierro los ojos y el mundo muere.

Soñé que me hechizabas en la cama
Cantabas influido por la luna, me besabas locamente.
(Creo que te inventé en mi mente).

Dios cae del cielo, las llamas del infierno se debilitan:
Escapan serafines y soldados de satán:
Cierro los ojos y el mundo muere.

Imaginé que volverías como dijiste,
Pero crecí y olvidé tu nombre
(Creo que te inventè en mi mente)

Debí haber amado al pájaro de trueno, no a ti;
Al menos cuando la primavera llega ruge nuevamente.
Cierro los ojos y el mundo muere.
(Creo que te inventé en mi mente).

Sylvia Plath, Canción de amor de la joven loca, Collected Poems.

Imagen de Gregory Crewdson